sábado, junio 24, 2017

La ciénaga

Muladar de desgracia
Donde duermen mis manos
En transitorias sinfonías
De vaga quietud
Con dolor de perro
Y venas heladas
Por despedidas
Interminables.

El ámbito que contiene
Todos los perfumes
De esta noche flor
Es un diáfano estanque
De pelusa y serrín callado
Un aburrido espejismo sin sabor
Del sueño que nos vio nacer

Por la esquina desierta
Un caballo de humo y sombras 
Es la claridad del collar de perlas 
De su boca
Y no un ladrillo
Ni mi sonrisa

Recuerdo insomne
Su mirada en mis ojos
Después de surcarme el pecho
Cuando humedamente
Murió redonda y rendida
Fuera de toda explicación

Rumor agrio bajo la lengua
Espiral donde la espero
Altar antiguo en desvelos
Noches de bodega interminable
Tras las que apenas me conozco

Luz para los heridos
O inmensidad a los valientes
Dentro de mi sangre
Destellan soles azules
Y margaritas acuosas
Que dicen una y cien veces
Su nombre

Nace el sol
Y rueda quieto el día
Con su baba sepia
Salpicando mi ventana
De letras y dolores

La luna multiplicada
Bajo el canto del hacha
Nube de amanecer
Relajo subterráneo que acusa
Laberintos mosqueados
Libros y tormentos
Lirios y toda clase de puñales
Donde el aire cuaja
Y se vencen las muñecas

Me agaché a intentar rezar
Entre la tos y los balcones
Grité para mis adentros
Infinidad de repeticiones
De una jugada inadmisible
Y mi soledad siempre sonriente
Me desholla sin aplausos
Después de acostarme

Soy un hotel
Un gato podrido de amor gigante
Un bar clausurado
Una monja de caridad
Con todo y mis votos de silencio
Cantando murga 
Hasta desangrarme
Por la mala hora donde busco
Entre las medias y los lentes
Entre la bilis y las estrellas
Un rastro de ternura perdida
O un manantial de sosiego
Donde brillen relojes y baterías
Hasta el mediodía
Por lo menos...

miércoles, junio 14, 2017

V

Se va

Vuelve a irse

Siempre

domingo, junio 11, 2017

Tensión y sueño con frío

Viajero de escudo y espada
Va en su concentración
Hacia caudales secretos
Con los ojos de su antorcha
Por sombríos paisajes
Con sus alas negras
Hacia el silencio
Hacia el reparo
Bajo la inmensidad del cielo
Marcha...

En la otra antena
Conversan cucarachas
Gusanos de seda
Silban a la luz del día
El tebolar enmudecido
Acusa manos laboriosas
Y olvidos de otra vida
Tras naufragios y telarañas

Yo en el medio
Yo en la orilla
De todas las tormentas
Yo en medio
De todos los lagos
Y de todas las vacas

El tiempo busca matar las estrellas
Y no piensa dar explicaciones
De su alquimia de polvo
Ni de su fraudulento vaivén
Mientras exista una voz suplicante
Que la cinche con urgencia
Detras de plegarias y rezos
O puteadas y empujones
Da lo mismo.


sábado, junio 10, 2017

Las ciudades guardan penas

Pasa
Va pasando
Con luna helada
Y jengibre

Espiral del reloj
Vieja radio jazz de madrugada
Habla conmigo
Por las sombras del saxo
Que a su libertad emerge
Con saltos de animal demasiado vivo

Allá últimas
Allá acabadas
Primaveras eléctricas
Con sus luces y sus garras
Siervas del pasado
Y su Reino de opresión

Hoy recordé 
Una vieja canción de sirenas
Que en el doblez de mi sangre
Ganó patios y besos cigarro
Por los corredores
De un liceo interminable

Pero
Ayer soy...

En congelamiento
Vertical horizonte
De licores mordidos
Por estrellas

Cuidado en los bares
Plenos de anguilas y morenas
Ella es sueño de eternidad
Y yo su perverso payaso

Búsqueda de un fuego
Gritos amables de niños invisibles
Canción que agujerea la ciudad
Y pone las calles boca arriba
En medio de algún loco sueño
Donde la tarde no sea un coñac
Casi demasiado amargo
Como ahora

Anoche canté fuera de mi noche
Esta noche soy yo la noche
Quien escribe pidiendo sus ojos
Para suspender el pánico
Y besar sus manos
Otra vez...

La noche me fuma
Me consume en mil humos
Horrores silenciosos
Para los que no tengo versos
Me escriben en la cama
Deshabitandome
Lenta y dolorosamente

Por qué habría de ir
Al sueño ausente
De su realidad
Insistiendo en morir

Por qué sigo queriendo
Fracturas y sangres
Habidas de su sanatorio
Su fragil profundidad
Si fue su cruel instinto de supervivencia
Lo que la condujo a este error

viernes, junio 09, 2017

Desde mi banco de plaza

Vuelvo a vibrar
Si arde el eco de tu silencio
Incendio forestal
En cada palmo de mi piel

Pienso en recorrerte
Y reconocerte
Tras tu fatídico temblor
De musa.

Volver a verte correr
En la herida de otro adios
Jugar de nuevo
A la última trasnochada.

Como el Día Cero.

jueves, junio 08, 2017

Si tendré resto todavía

Se secan los arbustos
A los pies del reloj
Calavera de polvo
Negra mariposa
Que agita sus cenizas
Tras el velo del ocaso

De la boca del desprecio
Caen dientes, uñas, pelo
Bestia antigua
De fulminante deseo
Se ahoracará 
Sin remordimiento

En mi aldea el tiempo es blando
Los caballos y las vacas
Orbitan despacio
Lunas brasileras

Vanidosas entidades de llanto
En sus tronos como cometas
Son hologramas
Imposibilidades
Y lejanos canteros
Con flores amarillas

Más allá de la sierra
Más allá del otro sendero
El cielo dice adiós
El mar abre sus fauces

Grita intrépido
El Halcón de pólvora
Que anquila quietudes
Y mansedumbres

Teléfono en silencio
Luna tartamuda de junio
Trepada a los pretiles
Fundiendo plata y estaño
En perfiles de marfil
Y su cabello ...

Se atavia la madrugada
Con pañuelos de colores
Derretida la corteza del hielo
Las serpientes sin cuero
Asomarán la cabeza
Y un dulce veneno
Querrá ganarle los colmillos

Y qué me importa ahora
Que todo sea glúten
Que todo sea baba y pelusa
Grumo y cebolla
Para que nada me alcance
Cuando vuelan murciélagos
Entre las mil poleas de mi boca

No adoro ya al reptil
Ni a la grulla cadenciosa
Ni a la altitud altanera de la luna
Solo soy un parral entreverado
Solo una bacanal de palabras
En subita rigidez irreprochable
Acaparando la duda
En ritual serenidad de estática

Fuera de mi árbol !!!
Condena atroz de una bruja del alba
Fuera de mi boca !!!
Perfume cruel de su unica lágrima
Noche de abrazo
Fiebre mortal de caricias
Dejenme en mi bodega !!!
Dejenme en mi implosión
Acallen, eso si, a las sirenas
Maten por amor a sus nubes viejas
Y olvidense de mis cárceles abiertas
Hasta nuevo aviso

No merodeen la angustia
Inoculando de amnesia
Las negras azucenas 
Y los balcones verdes

Yo voy a poner piedra sobre piedra
En mi altar de calaveras y flores
Voy desenredar las arañas
A volverlas gatos transparentes
A desentender el dolor del lenguaje
Para hacer luz de la tormenta
Para alejar a los avidos de entendimiento
De mis playas sin forma
De mi alegría gris de goma
Alejaré al que persigue
La secuencia de linealidades
Usando el collar de resplandor
Que amarra el cielo degollado

Mañana suturas juntarán orillas
Puntos de fuego
Sobre la nieve con sangre
Anillos y tempestades
Ferrocarriles y trompetas
En la tarde olvidada
Bajo la lluvia
Crisálida de otra promesa
Que nacerá a su vuelo
Tras abominable transformación

Y Victoria:
Ruedo para expertos
Muerte de mil viajeros
Mi corazón pandero de sangre
Rumor tambor 
Fobia de tu mano
Haciendo adios
Terror de que esto siga
Este asedio que me destripa
Esta eternidad
Llanto de perlas
En un burdel vacío

Victoria:
Tu nombre es sangre
Trueno y temblor
Asesino de mi soñar
Anhelo impostergable
De mi buen amor
Mis horas limpias
Que corriendo tras de ti
Hallaron silencio
Y momentos en donde te siento
Como nunca
Como siempre...

Victoria.

miércoles, junio 07, 2017

Hecho con los jirones que dejamos

Al sur del atardecer
Arde tu sombra lejana
En el mismo escape fabuloso
De siempre
Siento que te despedís

Nos hablo
Nos recuerdo vivos
Tomados de la mano
Aquella vez que abriste 
La ventana

O allá en la Unión
O en las 3 a.m. del chulo
O en las hamacas
Hablando de Colombia
O bajo la palmera
Del primer domingo

Ahora puedo decir miedo
Naturalmente
Miedo a no volver a tu balcón
A no encontrar más
Consuelo en tu mirada

Yo Volvería a reír
Y Brillaría la luna
Si el guardián de nuestra suerte
Abriese la cara de los dados
Si el corazón pudiese
Desgarrar la furia de esa noche
Su amarga decepción
Y existiese un abrazo ahora.

Cómo paro de vivir
Aquella mañana de enero
Cuando dormiste
En mí?

Cómo cuando 
Son las 6 de la mañana
Y yo sigo pensando en vos
Creyéndote
Siguiéndote con dolor
En tu aventura de descubrimiento
En tu obsecna mueca de desencanto

Trepados al camión
Se fue todo a la mierda
La noche aquella
En que debimos callarnos
Y en cambio bebimos 
Como demonios festivos
Y fuimos todo sangre necia
Todo pánico de asesinos
En negro fragor suicida

Pero los caminantes
Siempre pueden regresar
Despacio por la orilla
Temprano en la mañana

Aunque vos no me esperes
El día nos espera a ambos
Con latas y violetas
Con ventanas y botellas

Los versos visten el camino
De la estación perdida
En este invierno que nos dará caza
Tan lejanos y desconocidos
En nuestra intimidad
De viejos enemigos

Antiguos versos que al cantar
Devuelven a mi boca otra alegría
Recuerdo de nuestra bacanal
De la murga sol y la murga luna

Angosto vado en el rio del vino
Por donde se pierde Montevideo
Tras el final del carnaval
Y yo espero tu reencuentro
Aunque se van los días
Y parezca que solo habrán
Flacos racímos de noches
Sin nosotros

Se van tus besos
Y las trampas del destino
Doblegan su veneno
Pero sigue intacto
El perfume de tu pelo
En mi ciudad

Te invoco en mis manos
Reclamo en la voluntad de mis labios
Tu reaparición sonriente
Como el retorno de la muerte
A un renacer definitivo
Que vuelque ya más vida
Y que nos regale su luz
Por una vez no ensombrecida
Con feroces sabotajes

Temerosa humanidad
Que se pudre sola
En olivos como murallas
En nogales como ejercitos
Tras una noche púrpura
Donde exista lo imposible.