miércoles, diciembre 16, 2009

Distante

Puntos distantes que arden,
inconexos,
unidos por el destino.

Intersecciones,
cortes afilados que se arrastran
hacia la poderosa esquina.

"Por aquella esquina paso la luz corriendo
sin dejar rastros en el aire.
Aquella noche, senti que entrabas por la
ventana."

En un extremo, inocentes niños predicen mi
futuro. En el otro, la niebla de madrugada
no deja ver claro. No es casual que los
perros no se sientan por estas calles
endiabladas.

Por mi casa te busco,
esperanzado,
hago lo posible por estar loco,
Y llego tarde a clases,
ya aprendi a perder.

"Nuevamente senti que entrabas."

~ by the fIKE ~

sábado, noviembre 14, 2009

Paseo

Casa, norte, amigos.
Alguna parte, algun tiempo, quien sabe donde.

Locos, balas, se escapan.
Borrachas, baño, barrio.

Barrio pobre, elementos extraños.
Terminacion, manicomio.

Escape, discusiones, correr.
Taxis vacios que pasan de largo.

Noche empedrada, acechos imaginarios.

Regaños, enfrentamientos, uniones.
La noche, el diablo girando a su alrededor.

La luz penetra las nubes y la ventana.
El frio entra por algun hueco y te suaviza la piel.

~ by the fIKE ~

lunes, octubre 26, 2009

Fes... tichola - Sr N

Fiebre....sillooones....

Lentas so-le-daaaa-aadddddes....

Sister of noutghcht........

El recuerdo del año pasado todavía resuena en nuestros oidos, con un reverb de la puta madre, pero se escucha. Dadas las circunstancias de este día y visto que hay algo que se hace eterno y parece no tener reverb alguno; es decir, parece que como un globo desinflandose; una torta mal comida; un bondi a las cinco de la tarde intentando salir del centro; ese centro de atención que está como desdibujado, peleado con el presente actual; algo como una mosca revoloteando ne el aire acondicionado; un miercoles haciendose pasar por un viernes; o un sabalo tocando un sabado; o todos estos dias, muchos, enormes, que asustan, que tienen ganas de joderle la vida a uno haciendose los grandes, como que si nada hubiese detrás del horizonte. Digo yo, me parece que no están dadas las condiciones para rememorar aquel año pasado. De ahora en adelante es posible, ahora en la lluvia, nos tiramos, ahi afuera, nos comenos un mar de ricos, tomamos la lluvia, y nos tocamos una, y seguro que salgo sale. Pero en este momento preciso exacto, solo puedo regalarte SILENCIO. Aún teniendo mi regalo listo no puedo hacerlo, necesito que este dia pase para, mas o menos, ver las cosas desde otra perspectiva. No es para que me entiendas tampoco, vos, por lo pronto, no precisas consejos asi que simplemente ten la elegancia de deslizar suavemente el nuevo numero que conforma tu Edad hasta que encaje perfectamente como un adorno más en la pared, una especie de cirsunctancia más de la vida o del dia. Y que el resto si, sea todo lujuria, demonios, santos, locos, un poco de cordura tambien, como para justificar la edad, y luego un largo camino hacia la perdición final, como para acordarte de estos tiempos.

martes, octubre 13, 2009

Pequeña entrada entre los días que corren

Che, sos vos?
viejo... sos vos?
Decime si me estas escuchando porque me pongo nervioso
y no se si ir corriendo para allí
o quedarme en casa
tomando la sombra.

Pasa que también
la parra en febrero
da sombra,
entonces nos ponemos todos
ahí no más, por la tarde
y tomamos mate,
comemos torta frita
o escuchamos algún refrito de los beatles.

El tema primero que nada,
como te decía hoy a lo primero
es más bien acerca del horario
la iluminación y los bondis
que nunca sabes si te pasan
o no te pasan.
Cuando te pasan ta,
pero y si no te pasan?

jueves, octubre 08, 2009

La Casa de al Lado - Fernando Cabrera

No hay tiempo no hay hora no hay reloj
no hay antes ni luego ni tal vez
no hay lejos ni viejos ni jamás
en esta olvidada invalidez

Si todos se ponen a pensar
la vida es mas larga cada vez
te apuesto mi vida una vez más
aquí no hay durante ni después
Dejá no me lo repitas más
nosotros y ellos vos y yo
que nadie se ponga en mi lugar
que nadie me mida el corazón

La calle se empieza a incomodar
el baile del año terminó
los carros se encargan de cargar
los restos del roto corazón
Acá en esta casa viven mil
clavamos el tiempo en un cartel
somos como brujos del reloj
ninguno parece envejecer

Mi abuelo me dijo la otra vez
me dijo mi abuelo que tal vez
su abuelo le sepa responder
si el tiempo es mas largo cada vez

Discrepo con aquellos que creen
que hay una sola eternidad
descrean de toda soledad
se engaña quien crea la verdad

Acá no hay tango
no hay tango ni engaño
aquí no hay daño que dure cien años
por fin buen tiempo
aunque no hay un mango
estoy llorando
toy me acostumbrando

Se pasa el año se pasa volando
ya no hay más nadie que pueda alcanzarlo
y yo mirando sentado en el campo
como se pasa el año volando
No pasa el tiempo no pasan los años
inventa cosas con cosas de antaño
a nadie espera la casa de al lado
se va acordando
se acuerda soñando
Por eso te pido una vez más
tomátelo con tranquilidad
puede ser ayer nunca o después
pero tu amor dame de una vez.
pero tu amor dame de una vez.
pero tu amor dame de una vez.
pero tu amor dame de una vez...

martes, septiembre 29, 2009

Buena Suerte y Hasta Luego - A. Calamaro

Ella dijo que tuvo problemas
Y le dije que esté preparada para mucho menos
Ella quiso saberlo todo de mi,
Pero no hubo palabras...
Dijo que era mala,
Que no arriesgue ese momento junto a ella...
Era lo mejor olvidar todo,
Como si no lo hubiera sido.

Ella dijo "que te vaya bien",
y le dije "buena suerte y hasta luego"
y nunca mas la volveré a ver, o tal vez sea en algún tiempo.
Ese manicomio estaba lleno de problemas de fronteras
Se hizo de dia y los varones lentamente caminan.

Dicen que todo se sabe,
Pero Tal Vez no quieras saberlo
Era lo mejor olvidar todo por un tiempo...

Ella dijo "que te vaya bien",
Y le dije "buena suerte y hasta luego"
Y nunca mas la volveré a ver,
O tal vez sea en algun tiempo.
Yo pensaba que estaba todo bien,
Que seria sin problemas como un juego
y nunca más la volveré a ver,
O tal vez sea en algun tiempo.


Ella dijo "que te vaya bien",
Y le dije "buena suerte y hasta luego"
Y nunca mas la volveré a ver, o tal vez sea en algun tiempo.

lunes, septiembre 28, 2009

Ciudad Vieja

La bahía es un lento animal dormido
que parece engañar al tiempo
en sus aguas, extrañamente doradas.

Las grúas del puerto, como altas jirafas
intentan amenazar a un cielo bajo y encapotado
que no dice tu nombre...
que no refleja mi rostro apagado.

La Ciudad Vieja parece estar durmiendo
con su hospital como un muerto grande
con sus banderas, sucias, olorosas a río
con sus calles mal barridas, su ausencia de árbol
para purificar el aliento de dos mil mosntruos que la habitan.

El viento inquieto la recorre con un silbido
cada quien se oculta en sus propias meditaciones.
Queda un resabio oscuro, una ausencia poderosa,
que nos recuerda lo frágil de la existencia
y lo duro de la rutina sobre éste maravilloso desierto.

domingo, septiembre 13, 2009

Avión - Sr. N

Extraigo del manjar de tus bellas palabras
El crudo significado que se esconde en su interior
Los aviones despegan vacios y saludo a mi espejo
mientras en el aire, las turbinas se alegran.

Tu sonrisa traza un semicirculo perfecto
como aquellos que robabas en la escuela
como aquellos que sigues robando
escondiendo además, bajo tu manga,
reglas y escuadras de buena calidad

Clavaste tu marca en mi frente una vez
Eras profesor en las noches de sabado
Jugabas solo a la rayuela mientras yo,
solo queria lograr pasar, estar, y ser.

La señal de la radio llegaba con problemas
Será que alguien buscaba interferirla?
El que impone canciones no descanza
hasta contentar a su victima mortal.

Ya no te prestan atención como antes
Ya no se vuelve tanto a caer
Ni a subir, ni a llegar, ni a volar
Los aviones ahora llegan vacios,
y la temporada es y será, baja.

Hojas Marrones Deshechas - Entrada nº500

En esta montaña de rosas a medio marchitar
vengo buscando el rastro herido que me persigue.
Justo en el momento en que brilla una estrella
todo se resetea y parece quedarse como flotando,
suspendido en un manto de sueños cansados.

Tantas veces he querido,
muy pocas veces he amado.
Ahora se corta la respiración
y este instante se vuelve inmenso,
mientras hablamos de política
o de aviación o de ensueños.

Las cosas que hemos dejado pendientes
se van volviendo una materia viva,
mientras rechinamos nuestros dientes
y lamemos nuestras propias lamentaciones.

Queda una bocanada de aire,
queda esa poesía informulada
y muchas formas complejas
todavía sin descubrir.

Marchamos, en ésta finita procesión,
con la vista suelta en dos mil puntos
negando una buena introspección
a causa del abrasivo dolor de nuestros pies.

Muchas veces intentaré estar contigo
y más veces todo se hará pedazos
no interesa quién seas,
y al fin de cuentas, tampoco quién sea yo,
solo interesa esa aguja de perla
que atraviesa el infinito
agarrándose de todo
y lastimando la pasmosa continuidad
con un metafísico afán de misterio.

He vigilado este firme paredón
desde el comienzo mismo de mis días.
Nada parece cambiar sobre su rostro de piedra
pero cuando miro por detrás de mi hombro
veo la desolación de las infinitas muertes
y el brillo flaco y renovado de todos los nacimientos
que completarán el ciclo de nuestra propia desaparición.

Me quedo con mi única respuesta
esta anodina sensación de estar viviendo
para siempre sobre el filo de un cuchillo.

Hoy no tengo un tonto poema de amor,
solo un manojo de hojas marrones deshechas
y esta armadura de carne que duele por la vida misma.

Me quedaré esperando la gris resaca de las olas
y mantendré mi mano en alto,
esperando la palabra
y sintiendo el tiempo por adentro.

sábado, septiembre 12, 2009

Sueño - Sr. N

Sueño con letras que escapan
de viejos cuadernos dormidos
y que buscan salir a flote
en este mar perdido y seco.

Fuiste tonto aquella noche
cuando dejaste caer desde la muralla
trapos humedos con mensajes calientes
antes de su intima evaporación

Ahora vestis de traje y corbata
masticando la rabia de tu lapida
y tu negro café se cuela frio
por las dulces calles esponjosas

Por eso te lo digo ahora
a veces no te sale predecir el futuro
y es mejor correr hacia el fondo
para ver la realidad

Estas caliente, hirviendo
Estas a punto de caramelo
en ese tonto carrousel sin prisa
sin rumbo, sin palabras, sin sentido

Y yo, sigo soñando.

viernes, septiembre 11, 2009

Mi pena vacuna

Luciernaga amarilla
que vuela por la noche,
pronto amanecera
de nuevo.

Bajo el temblor de la luna
junto a un lago encantado
estaremos los dos,
Desencarnados.

Pinta mi bosque sombrio
con aires de tu montaña,
Venme a buscar esta noche,
estare despierto
buscando en la niebla del silencio
palabras para mi pena vacuna,
venme a buscar esta noche
esperare...
hasta mañana.

jueves, septiembre 10, 2009

Desilusion en las fronteras

Ahora me lleno de faltas ortograficas
de pesados versos de queja y de esperanza.
Ahora me lleno de esto, de aquello y de lo que vendra.

Tengo el cinturon tan apretado
que casi soy dos personas distintas.
Extrano tanto todo aquello que con dos hojas
y una ramita supimos armar...
todas las noches de refuerzo y coca cola.
todas las armas desgastadas por las palabras
todas las palabras que afilaron nuestras armas
todas las melodias mudas que intentabamos gritar
todas las profecias de lluvias imperecederas
todas las marcas en la arena
todas las tardes de faso en la rambla del desconcierto.

Estoy agotado por el aire que se quema a mi costado
busco la sombra de lo que fui por los rincones donde estuve
busco el resplandor oscuro de tu sonrisa y te extrano guacho,
salado.

Montevideo esta floreciendo de nostalgias poderosas
todo gira sobre si mismo, intentando vanamente retroceder en el tiempo.
Todavia resuenan nuestros pasos en el alba de la calle colon
todavia nuestros culos pegados en la plazoleta de ejido
todavia nuestras monedas en la caja del cewal, que se fundio
y ahora vende lo que le queda en una escalera miserable
que hace las veces de mini mercado del devenir y los fracasos.

Montevideo esta cambiando, en su infinita monotonia
en su eterno acordo de lamentos y carcajadas.
Orion en el cielo pregunta por vos, a veces
y me agarra sin palabras que puedan medir el tiempo que falta.

Yo ya no juego a casi nada.
Me restriego los ojos con tierra y me levanto temprano,
vivo adherido a un sueno que se me resbala hasta el alma
ya me estoy olvidando de la noche lavada de junio
pero le peleo al tiempo que todo destruye
y me quiero quedar con aunque sea un puto silencio dorado
y no estas palabras que no dicen, con estas lagrimas de pelusa que no lloran
con esta firma de nadie que ando repartiendo en busca de un momento propicio
desde el cual saltar hacia mi destino definitivo.

Vuelvo a estar solo.
Abandonado por la promesa de un amor perfecto,
me he quedado contando una a una
las particulas de oscuridad que colman la noche.

Cada tanto tomo el 1o3
pienso en vos tambien,
pienso en aquella,
en mi guri.
Y me doy cuenta a cada rato
que la vida es corta, negro,
pero es eterna,
mientras brilla una esperanza
aunque sea perdida en el cielo
aunque este revolcada en el barro
o mascada por el vulgo inmortal
o por la noche austera
o por el amanecer de la limpieza de obra.

No hay forma de dar la vuelta atras
nos toca lo que nos toca
y con eso jugamos
hasta el final.

Te mando un abrazo a la distancia,
master.

lunes, septiembre 07, 2009

Estar - Sr. N

A aquella noche, le llegó la noche,
Y aquellos días, se acabaron como pilas,
alcalinas...

Los ideales se acabaron
La vida entró y salio sin pedir permiso
y su misterio se develo al fin
en sus ojos de boca tormenta.

En fin, aquello que es muy agradable
resulta maldito cuando acaba
y los llantos de reojo no calman
a esa gran fiera devoradora de sueños

Quisiera por un momento
dar vuelta esta página
y colorear aquellas paredes grises
que se esconden solitarias,
detras de este par de barrotes ojerosos.

Juego al Contra
contra tu fuerza de gravedad
te persigo aunque me cueste
más del tiempo que quitaste
y media vida por tenerlo otra vez.

Cobra, puta noche! Cobra!
Y llévame de una vez hacia la montaña
en un 103 por favor....

miércoles, junio 24, 2009

Forma de Concentración y últimos 7 días

Los caracoles van ganándole el rostro a la helada nocturna,
las gotas inmaculadas de un rocío tardío llenan las caras,
las hojas sedadas de las plantas y las últimas ventanas prendidas.

En mi alma bailan los mágicos duendes de un naipe inesperado,
velo en su nombre, pienso en ella, me rasco la cabeza... siento cosas.

Ensimismado en su tormenta de latidos que viajan hacia aquí
vivo con su nombre en la boca, a punto de enloquecer del corazón
me arrano las flores doradas del pecho y una a una...
comienzo a ofrendárselas.

En el cielo oscuro germinan estrellas desconsoladas
condenadas a una fría eternidad de soledad cósmica.

Sin embargo yo, nosotros, con nuestra ínfima chispa de vida
podremos brillar para siempre...


martes, junio 16, 2009

Tus Alas

Estoy volando en tus alas, nena
estoy viendo una película vieja,
los días dan vuelta carnero
y la noche inmensa despierta plateada

Relojes vacíos caen desde el cielo
te escucho decir que hay algo mejor
yo te creo, te creo y canto con vos
escucho tu voz, vuelvo a nacer del deseo.

Estoy nadando en tu agua, nena
le temo a la prisión verdadera...
la noche se vuelve irreal
y creo que no hay nada afuera.

El humo se pierde en el aire
tu voz es mi voz, ya lo sé, ya lo ví.
Descalzo recorro tu boca
y vuelvo a nacer del deseo.

Relojes vacíos caen desde el cielo
dos números no dicen nada, nena
yo te creo y lo sabes muy bien, amor
nada ha cambiado en el aire.

Y tengo ganas, de empezar con vos
y tengo ganas, de abrazar al sol
mientras muerdo el hielo

y saco mi última ficha.


viernes, junio 12, 2009

Noche Helada

El tiempo se detiene a cada rato
la escarcha de la noche se vuelve como eterna,
cada tanto miro mi reloj...
y no lo puedo creer.

Mi voz se me escapa en largas lamentaciones...
pero busco en mis libros alguna señal de alegría
y encuentro su cara, llena de flores, limpia
y acercándose.

Cada tanto oigo balazos
quebrar los finos hilos de la noche,
mis manos tienen tanto frío...
que uso un gorro,
tengo barba
y medias grises...

Mi corazón está lleno de palomas
de palmeras, de pingüinos, de robles
de pinos y ciruelos...
tengo toda una selva en laberinto
para tus brazos...
casi llegás...


jueves, junio 11, 2009

Junio

Me veo al espejo y pienso
que no pienso, que no veo
oigo a tus llaves
sonar en la honda penumbra,
cantar en tu mar de sombras

me ahogo en la almohada
buscando la forma de verte
y salir.. y salir y salir

Corro buscando esa llave
para escapar por tu ventana
y salir de una vez
y encontrar...

Siento al vacío entero
que llega a mi alrededor
y veo las calles vacías
corriendo como un roedor

Voy desprendiendo pieles
sin ocultar mi triste sudor,
sin estar, ni poder ni lugar

Miro la luna y sueño
que ya casi no sueño más
y veo el ojo del tiempo
huyendo del predador siniestro
huyendo del predador siniestro
huyendo del predador siniestro...

martes, junio 09, 2009

Poema nuevo de Junio

Cada tanto vuelve el invierno
me encuentra sentado, tecleando
recordando el invierno pasado
y pensando en el futuro.

Voy pidiéndome cuentas
de cada uno de mis respiros,
encendiendo mis ojos
para verla venir volando.

Por el suelo quedan pelusas
del verano abierto de brazos,
un ramo de amaneceres
y botellas de plástico retorcidas.

Ahora sigo contando minutos
ordenándolos en fila
sobre la repisa de mi pecho.

Seguirán viniendo olas,
pensaré en tu voz en mi oído
y cantaré bajito por las esquinas
esperándote despierto.

viernes, mayo 29, 2009

Como todos los días, llega un momento en la noche que el deseo y la ansiedad me arrinconan en la incertidumbre de las horas que nos faltan. Por momentos siento que estoy desbordado de tan intensas emociones, felizmente colmado de sensaciones renacidas, vueltas a salir a la luz desde un oscuro y solitario confinamiento donde nada germinaba más que una creciente desolación y una indecisión o reproche perpetuo. Miraba yo las negras nubes cubrir el cielo, herir su inmensidad con una vaga pero pujante sensación de claustro, de pesadumbre, de estancamiento, miraba las negras nubes como garras que cortaban el tiempo de mi nefasto desvelo, miraba el infinito cercenado por una tormenta profunda e inagotable. De pronto un día, en uno de esos sencillos pero infinitamente complejos bucles del destino, el cielo se abrió por un instante. Fue entonces que entre la soledad ilimitada del negro silencio, pude ver flotando en la inmensidad del universo, una estrella desconocida y lejana que brillaba con desconsolada hermosura, lejana, helada y ardiente en un laberinto de lechosas telas de araña, brillaba abierta de brazos, con los brazos cruzados, con la mirada perdida y la frente en alto brillaba la estrella que vi aquella noche de marzo en la que sin darme cuenta cabal de mis actos, me lancé sobre ese centímetro cúbico de suerte que ardía a los gritos, en silencio, en la noche florecida y madura de marzo. Y esa estrella eras vos, Rosario, con tus alas doradas abanicando la noche verdadera de lo que parecía imposible e inverosímil para mí. Eras vos (yo no sabía) la que me esperaba como un amanecer recién lavado, hacia el final de mi dolorosa noche de un par de años. Eras vos también esa rosa como de seda, que nació en mi futuro silenciosa e imprevistamente, como todas esas cosas que nos cambian la vida, llegaste de pronto y cortaste todos mis rebuscados caminos para tomar por asalto y sin permiso esa corona vacía que dormía, casi envenenada o maldita, en el deteriorado y silencioso altar de mi (hasta ahora) descolorido corazón. Te abriste paso por la selva tropical y salvaje de mi alma, tronchando sin pausas las enredaderas podridas, las zarzas venenosas, las plantas carnívoras y las lianas inmundas y pestilentes que yo mismo planté para esconderme para siempre de la vergüenza que sufría por no haber podido remontar el cielo de un amor que dejé morir injustificadamente. Te abriste paso con el poderoso machete de tus increíbles palabras, de tus hermosas emociones, de tus nobles propósitos y tu maravillosa ideología de amor por la vida y por el mundo. Es por eso que ahora, en medio de la noche congelada del más tierno invierno, me vuelve a arrinconar el imperioso deseo de consumar tu fuego sagrado, la ansiedad irremediable de poner a prueba éste ardor que me da vueltas, éste rugido de montaña de mis huesos, éste descaderarme de amor por todas tus formas, tus historias, tus voces, por todos los tonos de tus latidos, por cada una de las respiraciones que emite el armonioso centro de esa estrella hermosa, que por simple causalidad o compleja causalidad, brilló en el momento justo en que pude ver el cielo nocturno... en medio de una negra y profunda tormenta, en una noche verde de marzo. Me has traído el amanecer, Venus, and "I feel that ice is slowly melting" at last, amor.

Te amo

Hay un amor que se oculta bajo el silencio que se escapa de mis manos cuando imagino abrazarte, es un amor anónimo, sin memoria, sin ti, sin mí. Amor extranjero que camina en la niebla al lado de tu sombra que se esconde en mi boca para seguir viva. Es eterno como tú, eterno como el viento - ese que ahora sé que lo amas y gozas tanto como yo, cuánta coincidencia-, ese amor que, como cada mañana, duerme bajo el árbol en el que sueñas, en el que sueño; es un amor mudo y sin manos. Le he visto mirarme cuando cierro los ojos y me susurra palabras que se convierten en jugosos frutos cuando dibujo tu boca. Es un amor más ciego que los ojos de los vivos, más silencioso que que las lenguas muertas; en él se fermenta el vino y la locura que beberé de ti.
Ahora te veo, te acercas a mí como el más bello de todos mis momentos solitarios o la más hermosa de mis nostalgias. Es el amor ciego de amor, es nuestro amor que aún no se ve, pero se siente con tal fuego que puede arrasar con la Tierra entera. Mi amor te abrazará para curar tus heridas porque es el amor que he guardado todos estos años para ti, sabiendo que llegarías, porque has inventado la luz y las palabras y le das sentido a la vida. Tengo un amor para ti que hice con mis manos, y estoy trazando caminos para que nos perdamos en ellos... imagino tus ojos y me pierdo en ellos, porque son mis ojos y, ahí, ahí está el amor con el que te miraré... Te amo Simplemente, te amo con todo mi corazón, mi amor extranjero.

R.V.

domingo, mayo 10, 2009

Autos Nuevos - Cuarteto de Nos

Las manos apoyadas en la mesa
las rotulas temblando en el calor
y en el tercer impulso se enderezan
la van llevando

la casa tiene puertas muy pesadas
el cuarto esta lejos del comedor
por el pasillo se van sosteniendo
y la van llevando

con mucho esfuerzo se abre la ventana...
el polvo iluminado por el sol
se van acomodando en los sillones,
la van llevando...

Los árboles tapan el paisaje,
el mar esta en las chapas de un galpón
y mientras mirando lo oque pueden
se van quedando

y vendrán autos nuevos
y colchones blandos
y vendrán a buscarnos
y a sacarnos a pasear

el personal muy tarde fue alertado
inútil la carrera del calor
se van distribuyendo en la vereda
y van buscando

el día transcurre sin novedades
y vuelven derrotados por el corredor
inventan una excusa para el mundo
y la van llevando...

miércoles, mayo 06, 2009

Amanecer sobre José María Pino Suarez

Quizas tu lo hayas visto mil veces
y quizás él te haya visto mil veces a tí,
yo no lo he visto...
pero presiento en tu mirada
un atardecer sobre Jose María Pino.

O un romántico o solitario paseo
por la Plaza del Árbol de la Vida,
La tierra que besa tus pequeños pies
y el sol que parece ocultarse para siempre
Sobre José María Pino Suarez.

Yo viviría del aire que respiras
donde quiera que estés,
en la penumbra cálida de la noche
o bajo los primero rayos fríos del amanecer.

Te llevaría conmigo, más allá de la tarde
más allá del piso que estas pisando
hasta el primer y el último refugio de mi corazón,
más allá de todos los pasados posibles.

Te llevaría...

Pero ahora el viejo gran nevado
te tiene prisionera, y me tiene también
prisionero de su lejana omnipotencia
de su grandeza, su inquebrantable soberbia

Miras al cielo por donde corre hacia el sur
ves las estrellas que jamás he visto.
Yo miro el norte, y busco en la noche
los rastros vivos de tu olor.

Creo verte caminando, altiva
entre las luces de la galería Metepec
con tu brillo que opaca al de la luna
con tu sombra profunda,
tus silencios remotos.

Piensas en mí...
yo sueño con vos.

martes, mayo 05, 2009

Deseos y Voluntades

Me es imposible si quiera comenzar a tratar de
contarte todas las cosas que despiertas en mí, las inacabables
sonrisas, los insondables misterios, las tardes, las mañanas y las
noches que paso en un sueño despierto, acariciando el retrato ideal de
tu aurora, que ha quedado pegado como una luz sobre el apesadumbrado y
ceniciento corazón que solía tener antes que aparecieras en mi vida.
Me has llenado de hermosos sueños y canciones, has decorado mi
espíritu para la fiesta de la vida a tu lado, con tu increíble
frescura, con tu aguda inteligencia y tus nobles formas de sentir, me
has regalado el inesperado de la felicidad de la espera. Me arrebatas
con incomparable encanto, lo mejor de mis versos, mis más inspiradas
ideas de romance, pasión y aventura. Eres ahora una cristalina y
perfumada luz, que brilla como un imponente faro en la profundidad de
la noche, indicándome el camino hacia los brazos perfectos de tu
puerto seguro, de tu madrugada azul, de tus verdes delirios venusinos.
Me sumerjo una y otra vez y de manera indescriptible, en la marea sin
salida de nuestras horas venideras, pierdo el control de mis cortas
alas mientras voy cayendo en picado hacia la profundidad de un
sentimiento adorablemente inesperado y alucinante. Y eso me hace tan
feliz, nena, que quiero perderme por siempre en tus oscuros rincones,
que quiero encontrarme y encontrarte y encontrarnos en el mágico
resplandor de tu felina mirada para que pueda ir arando, sembrando y
cultivando con mis mejores besos, cada uno de los palmos de tu piel y
de tu alma, ave misteriosa, animal esperado, pulsar de cien mil
volcanes. Te espero con el corazón abierto de par en par. Te espero
con el corazón en la mano, con un moño de regalo, para tí, todo, dulce
y amarga princesa de mis horas muertas y vueltas a nacer, no tenemos
final. Te espero con el corazón en el balcón, como una bandera de
nuestro amor súbito y duradero, con el corazón desgranado y macerado
para que lo levantes todo hasta arriba de nuevo, con tus besos, con
tus caricias, con esa cosa que te hace ser de entre todas las del
mundo, mi elegida, mi amante, mi preferida. Yo te espero... con el
corazón... amada.

lunes, abril 27, 2009

Para Mi

Te espero con la piel del amor desnuda
espero como árbol plantado a la orilla del camino

Ya no puedo mas que esperarte,
trabajando a velocidad del tiempo
codo a codo
como las hormigas, bajo la lluvia, bajo el sol,
entre las calles, en el encierro,
alargando mi corazòn en los lapsos de los días
dormitando en los pàrpados de tu espera

sola, màs sola que un ciego
màs desnuda que el hielo
màs cerca de la espera que del olvido...
en el amor que ya no espera porque ya està
es de piedra, es de hierro y arena
porque no se pierde en el tiempo de la espera
ni en la distancia que susurra el viento

Te espero ahì, aquì
espera allà, aquì amor

Te espero donde estoy creciendo en tus ojos,
en tus palabras
te espero en el corazòn
con todo mi amor que espera

miércoles, abril 22, 2009

Carta

Ésta carta sea probablemente la más sentida que te haya escrito, hoy es un día especial para mi en que varios pormenores de la vida cotidiana me han sumergido en un profundo estado de melancolía y tristeza. El viento gris de la tarde fría, el encierro en mi cuarto-oficina donde me he pasado todo el día moviendo nada más que los dedos, fumando, contando las horas que no acaban de irse sin remedio. Todo se conjuga en éste retrato de pequeñas miserias diarias en el que habito, oscuramente, carente por completo de una presencia amigable que me haga pensar que mañana será diferente, que no tendré que caer una y otra vez en la cuenta de ésta irremediable soledad que me he construido para estar a salvo del mundo y que ahora, una vez más se cierra en torno mío y se vuelve en mi contra, murmurandome insistentemente todas mis múltiples carencias y mi incomprensible condición de no poder salir a su encuentro y destruirlas una a una. Hoy más que nunca desearía tenerte bien cerca y de tu mano, explotar hacia una superficie en la que haya más colores que los de ésta gris penuria, más aromas que el del continuo cigarrillo que fumo, más realidad que éste mundo virtual que me alimenta y me vacía en partes iguales. La paciencia nunca fue mi fuerte, pero hoy en día la verdad que me encuentro un tanto desbordado, decaído y completamente triste. Probablemente no debería estar contagiándote éste aciago pulsar de mi corazón, pero siento que en éste momento eres la única persona a quien se lo puedo confiar. Lamento, entonces, estar narrando las desventuras de mi acorralante rutina, pero en fin...

Te dejo un gran abrazo y espero tu pronta presencia y/o (en todo caso) respuesta

domingo, abril 19, 2009

Crónicas desiertas # pst 11 - El tren a Chicharota

El silencio reverberaba casi de igual manera dentro y fuera de la cabeza de Xavier, su mente, maniatada a una terrible quietud de cuya extensión ya casi no había rastros, temblaba yendo y viniendo en una imposible sinfonía de recuerdos que resucitaban sin orden ni llamado ni aviso. La habitación olía intensamente a éter, a otra época, a seco aire nocturno y a pálidas mañanas en una ciudad que no era familiar. En medio de uno de sus hondos sueños, siente una mano pasar lenta y cariñosamente por su frente, secarle el sudor, acariciarle el pelo, cree escuchar unas palabras murmuradas en un mundo distante y casi paralelo al que se encontraba desde hacía ya casi tres semanas. El infinito placer que le hace sentir esa mano lejana e invisible sobre sus parpados cerrados le hace caer más y más hondo en otra de sus alucinaciones, en otro de sus recuerdos viscerales, expresados en nítidas imágenes, sombras y aromas. Había viajado en tren, solo, a Ecuador. Era el verano más caluroso que había soportado en su corta vida, se hallaba completamente devastado por la muerte del Chaco en Oaxaca de San Juan. Xavier estaba en ese lapso de pleno crecimiento y desarrollo físico, pero era ya más duro y curtido que muchos adultos mayores. Mientras miraba hacia afuera, por la ventanilla, sin ver las verdes y altas pasturas a un lado de la vía del tren, guardaba un doloroso silencio enlutado y no sentía deseos de llegar a ningún lado, prefería seguir continuamente en el tren, hasta su muerte. Pensaba que cualquier lugar al que llegara, caería en la desgracia de la violencia, de la sangre, de la mala vida. Tenía razón. Pero lamentablemente, para él, el viaje acababa. De manera lenta, estirando de a poco las piernas, recorría en dirección a la puerta, el vagón del tren en el que había viajado casi veinticuatro horas rumbo hacia un pequeño paraje cerca de Chichirota, casi en límite con Perú. El vuelo en avión había sido placido y sin sobre saltos, pasando a toda velocidad sobre las fértiles tierras centroamericanas, que secretamente cultivaban el insidioso germen de una nueva y peligrosa gresca social. Se detiene un instante en la puerta del tren, mira para afuera, el sol parecía estar pegado a la tierra teñida y perfumada por el amable y agreste verde. Respira hondo, se llena los pulmones con el aire puro y vegetal que iba de acá para allá en aquel paraje ecuatoriano donde pensaba, por aquel entonces, quedarse hasta el final de sus días. No quería ver una sola gota más de sangre en su vida, aunque sabía que no podría evitarlo. Estaba marcado a fuego por un sino violento que no parecía proceder de éste mundo, pero que en realidad era más humano que la guerra misma.
Tenía dos valijas llenas de ropa nueva y elegante, demasiado elegante para el paraje de nadie al que había ido a parar, (pensó en ese momento...) siempre tan práctico él, siempre tan atento a las cosas que se presentaban inmediatas al instante en que vivía. Un par de anteojos oscuros, eso era lo que precisaba, pero... dónde podría comprarlos. Tenía también, la esperanza de encontrar ahí la paz que su país natal le había negado brutalmente. Una vana esperanza, una vacía ilusión que incluso ahora, postrado y semi inconsciente en la cama de un hospital desconocido, le producía vergüenza. Pero en su cabeza de aquel momento, en medio de la confusión geográfica, el abrumante calor y el dolor inadmisible que sufría por la sangrienta y tenebrosa muerte de su amigo, de su hermano del alma, había decidido alejarse para siempre del camino de la corrupción, del degeneramiento, del asesinato sin pudor, de la cocaína y de su trafico y por sobre todo, alejarse para siempre del camino del crimen organizado, con el cual le mantenía un profundo rencor al mismo tiempo que una insoportable y destructiva atracción. Pronto encontraría la soledad en su más puro estado, sólida, ineludible y tendría tiempo entonces de replantearse la vida misma, una vez más sin fruto alguno.

sábado, abril 18, 2009

Entre lentas nubes y sueños

Afuera hay un mundo
quebradizo, imposible
que soporta mil ojos,
mil oídos y pisadas.

Acá solo queda una sombra
y un plateado sedal que nos amarra
a una situación aislada
y enredada.

Noche a noche
se elevan las súplicas
hacia un cielo desfondado.

Vi una rana con la boca cosida,
vi un ascensor que iba en horizontal
vi una película ciega y un rostro cercano.

Pero afuera todavía queda un mundo
imposible, congelado, en movimiento,
que soporta tantas charlas
y tantos silencios de yeso...

Rock House - Fotos insólitas

Lento instante de lacónica meditación frente al borde mismo de un precipicio envuelto por la pálida penumbra del amanecer. Un trágico y devastador batallón de dudas y sospechas se amotina sobre nuestros hombros al tiempo que, resignandonos caemos en la cuenta... lentamente después, nos vamos perdiendo en infinitos laberintos sin salida... TENGO QUE IR AL ALMACÉN!!!!!






viernes, abril 17, 2009

Una mancha en la pared

Hay una araña.
Una araña oscura y antigua
que ata con su tenebrosa tela
los millones de cabos sueltos de la noche.

Dan sombra...
sus alas invisibles
logran las sombras más oscuras,
sobre los ángulos perdidos
y las claraboyas solitarias.

La calle Cerro Largo
visitada por lejanos fantasmas
se funde en los comienzos de la Aduana
mientras el polvo corre libre
en el cordón de la vereda.

Y esa araña,
que camina por las paredes
del azul profundo superior
y envuelve con la canción de su tela
a todas esas interrogantes vacías,
a todas esas mulas leprosas
que no tienen norte ni dueño
ni salvación ni olvido ni sabor.

La gente en la plaza de los mendigos
siente a la potente cachila del tiempo
y tal vez sin darse cuenta, también,
es atacada por esa araña infinita.

Mis manos temblorosas
solo piensan en dormir
en ésta hora de manzanas verdes
y de primeros soplidos de otoño.

Creo haber visto una mancha en la pared,
como una humedad viscosa que fluye en su sentido.
Creo que siento, ahora con vasta claridad,
la helada compulsión de sus infinitos telares de plata,
que al final terminan de atar a la noche
a éste páramo de sueños
sin retorno.

jueves, abril 16, 2009

Fría inspiración de la madrugada

Son las cinco de la mañana
y todos los cuerpos en su sitio
apoyan la moción de la madrugada.

El invierno se insinúa sobre los vidrios
de un abril con doradas hojas de parra.

La soledad congelada de la luna llena
en medio de su magico halo de humedad,
habla de otros tiempos y otras noches
iguales a ésta, donde los cuerpos en su sitio
apoyan el frío transcurrir de los largos minutos
y el brillo inmaculado de la ausencia
y las canciones de junio...
que corren hacia días venideros.

Veo un caballo azul correr por el cielo.
Nadie habla, nadie respira, nadie sueña,
solo el humo espeso de la noche
se atreve a modelarse suavemente
en un aire aterido por el helado rocío.

Sufrimos el abandono del verano,
de todas esas peninsulas marinas
donde todo lo que quedaba era oro,
flores en el pelo y arena en los bolsillos.

El afilado sol ha perdido ya su punta
y se desliza, cada vez más de costado
sobre los cuerpos que duermen
sin hablar, ni respirar, ni soñar.

Todos los recuerdos se reagrupan
en peligrosos batallones de guerra

El vacío que me mira inexpresivo
desde todos los rincones de mi cuarto,
no es más que una carta sin letras
no es más que una respuesta trunca
es solo eso...
la noche de abril
y el vacío.



martes, abril 07, 2009

Poema de la Luna de Abril

Y es que el mundo está tan lejos,
ésta noche de luna voraz,
donde la plata de su luz se funde
en la parra que tiembla
por el placido viento de Abril.

Quedan palabras en el suelo
caidas, temblando de frío
contando historias tuertas
y gritando pálidos silencios.

La gente se duerme,
calla o se ahoga con su llanto
mientras todo lo demás sonríe
ante un próximo y hermoso amanecer.

El vapor de tu aliento lejano
se condensa hoy en otros vidrios
en otras horas de búsqueda interminable

mientras yo prendo el último cigarro
y pienso en acostarme a dormir.



sábado, abril 04, 2009

Momento cristalizado

El humo es como una escalera
que se retuerce mil veces en el aire
y yo subo cada peldaño en ellas
pensando en ríos de cauces lejanos.

Vibro en el pretencioso latir de la libertad
y muero encadenado a los pies de nadie
rodeado por centenas de rosas purpuras
que auguran una gloria que tampoco es mía.

Pero aún tengo alguna canción en el tintero
mi pluma debilitada, todavía danza en el aire
para formar una aguja, un tractor o una heladera.

Creceré de maneras minuciosas
hacia la mágica sierpe, que todo lo comanda.

Ahora portamos un mascarón de piedra,
toda una raza, detrás de la misma y repetida formula.

Cayó un rayo, la sangre se heló,
se quebró en mil pedazos la noche.
La lluvia cae como obligada,
desde un cielo gravemente herido
por semejante puñalada de corriente.

Todo ha quedado con un leve temor,
la lluvia se anuncia, ahora sí, de manera soberana.

Hay todo un lenguaje perdido,
fundido por las inacabables ramas
de una tormenta otoñal y poseída
que ha sorprendido a la noche
en sus rutinas de silencios de gatos
y pendencieros ladridos de perros.

Ya los vidrios enjuagan su pereza,
ya las lagartijas buscan acomodo,
ya las lechuzas se resguardan en sus alas

Ya el silencio gobierna otra vez...
las infinitas goteras se han calmado
y yo pienso en café y en fumar,

Solo cuando el viernes se enrosca en si mismo
y la tormenta reacciona, espesa, brava
y poderosa.

Crónicas desiertas # pst 10 - Cautiverio

Pero a la vez y lamentablemente, Xavier se hallaba en un total y penoso cautiverio. Estaba preso de su delicada salud y no tenía tampoco, mucha manera de conocer su estado clínico, ya que su débil atención solo bastaba para fijar la vista unos segundos en un lugar indefinido de una sala donde parecía estar solo, pero no lo estaba. Luego caía en los más insondables agujeros de la conciencia y se perdía durante días y noches que no se diferenciaban en absoluto entre si. A veces la negrura de la debilidad, tendía un manto piadoso sobre su mente convaleciente, pero otras veces, las más, Xavier era sometido a intensas recapitulaciones de su propia memoria. Revivía en modo espectador, sucesos de su vida y asistía a ellos como un fantasma silencioso e impotente que vive y revive un triste y violento pasado.
Recorre las sucias y antiguas calles de Ciudad de Mexico donde creció en malos ambientes y se hizo hombre rápido y casi por su propia cuenta. Desde que cumplió un año, Xavier vivió con una pobre familia mejicana que lo habría cobijado después que su propia madre decidió abandonarlo. Ese dolor siempre lo invadía por sorpresa y le tensaba la sangre bajo su helada piel. Secretamente era ese, su principal motivo a la hora de matar. A las cuatro de la mañana, en la sala donde yacía inmóvil, un sueño pesado se apodera de su mente y lo devuelve directamente al día de su decimo cumpleaños, cuando el Chaco (quien fuera considerado siempre por Xavier como su hermano mayor y su verdadero mentor) le regaló su primer pistola, una Jerico 941FS. Era hermosa, los ojos del niño se abrieron más que nunca al ver dentro de una caja de zapatos el regalo del Chaco, que se encontraba igual de felíz que él y le animaba a que lo empuñara sin temor. Está cargada, preguntó Xavier. Pero claro niño, jajajaj, respondió el Chaco, quien con tan solo 18 años, ya era una verdadera amenaza al orden establecido y veía en Xavier un alma de hielo capaz de hacer cualquier cosa, por eso el valioso regalo. Tiene el seguro, eso sí, dijo con tono serio e instó al niño a que aprendiera los secretos del arma. Tantos años después, la escena vuelve a suceder en la mente del joven que incapaz de cualquier otra cosa, revive apasionadamente cada uno de los detalles de aquella conmovedora escena y escucha las voces, con más claridad que nunca.
Pronto tendrás oportunidad de darle su debido uso. ¿Podré matar a alguien?. Quién sabe niño, eso dependerá de que tan bien puestos tengas los cojones. Yo tengo cojones. Ah, sí? pues dime, crees que podrías darle al gatillo si hay una persona igual que tu del otro lado, todavía no has visto la expresión que ponen en los ojos los cabrones antes de morir, no es fácil niño, debes estar verdaderamente convencido y tienes que poder dormir fácilmente a la noche si quieres ponerle un pedazo de plomo de éste tamaño a alguien en la frente. ¿Pero cuándo tendré que matar a alguien Chaco?. Quién sabe, podría ser ésta tarde, o la semana entrante, o el próximo año o tal vez nunca. ¿Nunca?.

miércoles, abril 01, 2009

Querer

Largos segundos corren en el filo de la noche
se cortan las respiraciones de los que duermen
mientras yo despierto y amanezco antes que salga el sol.

Me ha invadido el recuerdo de tu cuerpo
no logro evitar ahogarme en tu piel etérea.

Cada palmo de esas tardes de calor
cada recodo de tu mente
me es hoy inaccesible.

Creo que haré un pequeño esfuerzo
por recobrar el licor de tus entrañas
al menos una noche, como ésta.




sábado, marzo 28, 2009

Disfraz para mis dolores

Hemos desfigurado las risas de nuestras horas
hemos descubierto el pálido secreto del amanecer,
cada día se cierra en torno a la misma pregunta
cada respiración concentra ese aire viciado por la incertidumbre.

A la noche de largos y lacios cabellos
le hemos hecho un agujero en el muslo
buscando beber el ardor líquido
de su canto sin promesas.

Pero la palabra ha llegado a su máximo punto
y no hay más techo que éste, para su doblegada pasión.

Quisiera encontrarte de una forma u otra
quisiera cambiar ésta paz hermética
por la guerra de tus labios sin frontera.

Te mando un caluroso saludo
y espero encontrar más perfumes
para capturar el sentimiento
y lanzarlo hacia todas partes.


sábado, marzo 21, 2009

Canto descolorido

Otra vez, justo,
las paredes chorrean números
y el leve canto de la madrugada
arroja las cosas de su lecho.

En éste momento,
tan entreverado de sitios,
una flor renace a lo lejos
fuera de todo alcance
y ardiendo entre la sombra.

Uno tras otro los teléfonos
van cayendo dormidos
y ya es tarde para mañana.

Busco por los rincones
un rayo de luz cristalina
y encuentro relojes perdidos
entre la bruma, el rocío y el humo.



viernes, marzo 20, 2009

Bueeeeno, capaz que en una de esas me pasas a buscar despues de toda la onda del brindis y eso, y arrancamos por abajo derecho hasta por donde están los juegos.... y a la vuelta creo que el taxi saldría demasiado caro, pero bueno, no es por no pagarlo jes!

Mañana este año habrá pasado silenciosamente, pero con un poco de esfuerzo, en algun rincon de este oscuro blog se puede

martes, marzo 17, 2009

Sombras y palabras

En la hora de las velas más largas
la aurora permanece todavía lejana,
alguna estrella queda flotando en el azul
y brilla esperando el final de la noche
para volver a ser incierta...

Afuera los perros ladran
perdidos en su atmósfera
luchan con gruñidos y mordiscos
contra el pálido fulgor de la luna.

El aire tiembla bajo el manto de memorias,
tu mirada, blanda y despierta
busca una vía de escape...

En la mañana volverán los ruidos mecánicos
y en los corazones brotarán flores de óxido
mientras las manos laboriosas
se enroscan en eternas jugadas sin salida

hasta la noche...
... y así.

domingo, marzo 15, 2009

Poema nuevo sobre una vieja soledad

Te respiro, vagando en una turbia promesa
con largas alas de terciopelo,
con golondrinas en las manos
con un largo cabello de reina
te respiro y no puedo evitar sentir
que te acercas.

Desde tu vasto reino desconocido
viniendo por el rastro de éste tedio,
desandando el camino de mi soledad
yo pienso en las letras de tu nombre
y creo que ya estoy loco...

Han crecido amapolas en mi pared,
la noche ya pierde el sentido
mientras mis labios se aburren
a fuerza de fumar
y de contar las estrellas.



sábado, marzo 14, 2009

Crónicas desiertas # pst 9 - Desfile

La sangre iba y venía lentamente por su cuerpo, la respiración era ligera y entrecortada por los múltiples dolores, la vida estaba ahí, segura pero resbaladiza para la mano de un Xavier que en éstos momentos se maneja con lo poco que le queda de integridad. Por momentos que no sabe si son cortos o largos los laberintos de horas por los que transita casi a ciegas, siente que el tiempo es una sustancia viscosa que envuelve toda la sala y que él es el corazón-reloj de esa aguaviva gigante que se arrastra sin emitir sonido alguno por las paredes de lo que a Xavier se le antoja como una sala de hospital militar exclusivo. Él, desde su tan precaria condición presume que está ahí, al menos cree que le correspondería la atención medica secreta y segura que le garantizaba la asociación a los jóvenes valientes que como Xavier se ponen en medio de las balas y ponen las balas en medio de los enemigos, con la simple y gloriosa finalidad de servirle a la patria carajo, qué más honor. La plata, por supuesto, era mayor honor que la patria para el joven Xavier quien siempre se ha considerado y se considerará a si mismo como un despatriado, que no tiene otra patria que la muerte, de la cual es un momentáneo exiliado. Pero ahora parece que no, que si bien habría estado bastante jodido (deduce esto por la nula respuesta de sus músculos que adjudica a un prolongado reposo). La noche de paños fríos pasa como una locomotora lenta sobre el mar de la quietud que se esparce al rededor de Xavier postrado en la cama, su conciencia es endeble y parpadea teniendo incluso intervalos de días, entre una y otra atención al mundo de las cosas cotidianas, mundo al que por obligación desatiende tanto como puede. De todas formas sabía que no se iba a morir en ese momento, sabía que iba a zafar. Ya una vez, antes, en el Brasil había sido baleado por un comando de una de las favelas de Río. Esa tarde, intentaba negociar un alto al fuego en medio de una sangrienta guerra de bandas en una reunión de líderes a la que estaba prohibido ir con armas de fuego. El penoso incidente tuvo lugar también durante una emboscada, en la que una tercera fuerza pensó que aquel era el momento ideal de deshacerse de sus más caros enemigos y decidió asaltar por sorpresa el gimnasio donde se reunían los "diplomáticos" de ambos bandos. Fue la última vez que Xavier asistió un evento totalmente desarmado, aprendió duramente la lección cuando las AK-47 abrieron fuego sobre los presentes. Xavier fue encontrado apenas con vida a la noche siguiente cuando los familiares de los difuntos hurgaban las bolsas negras que habían dejado los asesinos en un lugar por fuera de su jurisdicción, fue el único que se salvó, tenía solo 17 años, pero ya era todo un experto en las finas y mortales artes de la guerra. Aquella vez había permanecido más de un mes en cama en un estado muy similar al que se encontraba ahora, sanando de varios impactos de proyectil de gran calibre.
En su mente todo es una masa sin pies ni cabeza, las escenas de su vida se van mezclando en su memoria sin seguir un orden especifico. Todo parece ser lo mismo. Es entonces, en un momento indefinido durante el amanecer de otro día inmóvil, que Xavier se da cuenta, con lo que queda de su conciencia, que no ha podido identificar a nadie más dentro de la sala durante los incontables días que se encuentra callado y casi inmóvil en una cama confortable, conectado a una gran variedad de aparatos médicos. Sin embargo no estaba solo, no, pero no podía determinar a ciencia cierta quien lo acompañaba. Aveces escuchaba voces, voces familiares y de apoyo que sonaban como una luz en los lapsos que se hundían entre la oscuridad y el ensueño. No estaba solo, pero quién estaba... mastica lentamente ésta idea hasta que vuelve a dormirse, envuelto en una penumbra silenciosa y que lo hacía pensar en un lugar muy lejano a la ciudad donde hacía casi un año ya, se desataba una guerrilla interna, silenciosa y terriblemente sangrienta en la que él era uno de los principales protagonistas... al menos podía sentir eso, el peso de todas las muertes que había sembrado hasta el momento, la hinchazón que produce el orgullo de saberse el mejor de su especie y sobre todo el orgullo inefable de no haber muerto... todavía.

domingo, marzo 08, 2009

¿Dónde Estabas? - Leo Masliah

Dónde estabas que nunca te encontré
y ahora tampoco pero sé, a donde ir
estás escondida en un rincón
en un pliegue de tu soledad
Y voy a buscarte sin saber
si vas a querer salir de ahí
o sino también voy a entrar
o si de repente no estás más
es viaje es muy largo y puede ser
que cuando yo alcance la luz de tu prisión
vos te caigas en mi oscuridad.

Dónde estabas que nunca te encontré
a veces la gente no se ve
y alguno está quizás para otro
muy detrás del bosque de todo lo demás
yo voy a buscarte sin saber
si vas a querer salir de ahí
o sino también voy a entrar
a ver si en tu árbol ya creció
la fruta que a mi me pareció
de lejos ver, como una cabeza de alfiler
entre la maleza de tu ser.

Dónde estabas que nunca te encontré
y ahora tampoco pero sé
que si no te encuentro
no me va a pasar nada más que un tren
que me va a llevar de regreso a de nuevo
a nosedonde
o me va a aplastar en un riel
que desemboca en la cercanía
de un lugar donde hay alguien
que dice que conoce gente
que una vez oyó hablar de vos.

Y voy a buscarte sin saber
si voy a encontrarte en un redil
o si ese redil sos vos
Yo tengo una pinza de cortar
y llevo un taladro que lo voy a precisar
y tengo una sierra de talar
y con ella te salgo a buscar

viernes, marzo 06, 2009

Cronicas Desiertas # pst 8 - La luz del día

Así de pronto, tan súbitamente como había recibido los tres balazos en el cuerpo, Xavier se despierta en una cama, se siente absolutamente destruido, su memoria es un barrial donde todos los sucesos de su vida han sido inundados con sangre, con su propia sangre. Su boca está completamente reseca, sus vigorosos músculos se hallan ahora atrofiados por el reposo y la falta de actividad. Inmediatamente su mentalidad de soldado traiciona su convalecencia y el primer pensamiento semi consciente que tiene, de nuevo en la vida, es hacer un conteo sistemático de las partes de su cuerpo, las piernas, los pies, los brazos, las manos, los dedos, moviendo apenas, muy levemente y con mucha dificultad cada una de sus extremidades Xavier se da cuenta que si bien su cuerpo es un mar de dolores tristes y mezclados, ya viejos, todo se encuentra en su lugar. Tan súbitamente como había caído en aquel insondable mar de sombras del que afortunadamente no ha llegado a guardar ningún recuerdo, Xavier despierta, sin embargo no puede abrir los ojos, sus parpados pesan demasiado y el efecto de la medicación le dificulta aún más la coordinación de mente. Se siente abatido, exterminado, con nausea, débil y extremadamente confundido, no puede todavía abrir sus ojos. Intenta, sin éxito, mover un poco su cuerpo de lado para encontrar una posición más cómoda. Aun no logra comenzar a preguntarse, dónde está, ni cómo ha llegado ahí, ni cuánto tiempo hace que se encuentra en ese estado, su mente solo le alcanza para enfocarse en el acto más inmediato que es no decaer bajo el peso mortal de esa fuerza que lo hunde permanentemente en el dolor de todo su cuerpo, que le dificulta respirar y que por ahora le impide abrir los ojos.
Las horas pasan y Xavier es permanentemente zamarreado por un sueño pesado, que a intervalos le permite apreciar nuevamente la vida, una vida que aunque escasa y dolorosa, le sabe terriblemente bien. Evidentemente no tiene la capacidad fisica de demostrar sensación alguna, pero cree, que cuando despierta, sonríe. Cree que siente que sonríe, cree que piensa que se salvo, cree ahora más que nunca y con una fuerza todavía informulada que es completamente invencible, su mente una vez más lo traiciona. Las horas pasan, la noche por fuera de su cuerpo es un bazar de silencios, solo escucha so propia respiración retumbar en la tibia oscuridad donde se halla constantemente llevado y traído por un sueño sin imágenes, por un dejarse llevar hacia donde fuere... Repentinamente le viene una palabra a la cabeza "avellana" y se queda masticándola durante minutos que es incapaz de contar o de medir de manera alguna. Avellana, repite y sedado como estaba no siente emoción alguna ante ésta palabra que le baila de un lado para el otro, chocándose a cada rato con un sueño pesado, sin imágenes, que lo zamarreaba en tinieblas, hacia un momentáneo apaciguarse de los miles de dolores de su cuerpo y de nuevo a la realidad oscura de aquella cama cuyo paradero ni siquiera ha comenzado a intentar descifrar. De a poco y con el transcurso de la noche, su mente comienza a adquirir una potencia suficiente como para mover un tantito su cuerpo hacia la derecha, encuentra acomodo al fin... se va dejando llevar de nuevo hacia el sombrío dominio del sueño... antes de caer logra sentir por encima del silbido que de manera intermitente ataca sus oídos, una respiración pesada, como de alguien durmiendo profundamente muy cerca de él. Por un instante en el que no logra discernir lo que ocurre, se siente extrañamente seguro y sumado a que ha logrado mover su cuerpo un tanto, alcanzando de ésta manera la posición que tanto anhelaba, queda dormido de nuevo, pero más cómodo y de manera un tanto más relajada que las anteriores veces. El amanecer amenaza lluvia detrás de los techos por fuera de la habitación donde de a poco, muy lentamente, Xavier se va encontrando con él mismo, dormido, liquidado, pero vivo tal vez y eso era lo único que importaba para él. Vivo.

martes, marzo 03, 2009

Recordatorios

Por ahora estoy a salvo de la lluvia
que cae haciendo cantar a mi techo.

Pero la lluvia de adentro...


Éste momento, tan lleno de sabores,
tan plagado de aires que se mezclan
tan aciago y a la vez tan prometedor
éste momento de mil luces y sombras

me hace acordar a vos...

Con tus espejitos por todo el cuerpo
con tus caravanas donde colgaba la luna
con tu ropa negra y tu alma inmaculada
con el indescriptible sabor de tus besos...

Ahora, las raíces al descubierto y hablas
y yo te escucho, solo al pasar, y te miro
otra vez

te miro y algo en mí se muere de nuevo
algo que ya murió cien mil veces
y algo que va seguir muriendo
infinitamente.

Porque no logro olvidar la tormenta,
la tempestad incandescente de tu cuerpo
el tibio olor de tu mañana de invierno
y tu desesperada necesidad de ser solo mía

solo mía en éste mundo de idiotas corazones
solo mía en la oscuridad del fin te tu niñez
solo mía por los días insoportables del verano
y más mía aún por las amarillentas tardes de otoño
eras...

Ahora el techo de mi cuarto
parece resistir

la lluvia.

Pero el agua no tardará en filtrarse
en arrasar mi corazón con su ola perfecta.
El agua indomable de tu boca sedentaria
arrasará mi corazón, otra vez, otra vez,
y otra vez.

lunes, marzo 02, 2009

Oda a un pasado al amanecer

Otra vez la mañana salta hacia adentro de mi cuarto
salta lentamente, trayéndome memorias y olvidos
flores y sombras, nubes y largos hilos de luz solar.

El cielo está lavado por la lluvia,
los perros muertos ya están en el cielo.
Mis manos ya no reconocen las formas
entre el desvelo y la fortuna de la noche.

Fuera, habitan las criaturas más hermosas,
dentro, bueno, adentro solo estoy yo
y éste poema que puja por salir
por quebrar el telón de mi espíritu
y arrojarse sobre las teclas
en un apasionado dance de trance
que nadie atiende,
que nadie recuerda.

Por eso quizás sea que me duelen los ojos
o tal vez sea por el fuego apagado de mi alma
que sigue cansadamente, al lado del río
hacia un horizonte salvaje e incierto.

Y no me voy a mentir, no puedo hacerlo
La recuerdo, se apodera de mi mente sin permiso.
Recuerdo su olor de fruta a la mañana,
sus ojos cristalinos, su boca sin mentiras,
recuerdo su piel tan blanca, flotando en la noche eterna

y la extraño...
la extraño tanto que la olvido

A ésta hora fundacional
en que ella ya no me recuerda...





domingo, marzo 01, 2009

La tierra - Sr. N

Veo mi rostro extraviado en un charco de agua
y pareciera que no he pasado antes por aquí, o han sido siglos.
El 130 no me espera, ni las nubes que asoman desde el fondo.
Las agujas de la Catedral quedan fuera de control
mientras me doy el amargo placer de saborearlas
mientras me voy fundiendo rápidamente en tu memoria.

El viento me hace chocar con mis propios papeles.
Tanta tinta sin dueño y derramada, ahí volando
aleteando graciosamente entre los nubarrones que se asoman.
Tus ojos pasan indiferentes mientras te llevas mi vida entera,
mientras mis cuadernos se queman en tu parpadear.

Es posible que en algún momento vuelva y lo intente de nuevo
seré cuidadoso al bordear el viejo camino que rodea mis propios pasos
pero las luces no podrán con mi sombra y la elegancia con que suenan tus ladridos me volverán a recordar por enésima vez que todo tiene un fin.

[dedicado especialmente a nandoxxi]

jueves, febrero 26, 2009

El cielo

Encuentro en la calle los pedazos del cielo
mientras que por arriba vuelan torciéndose
las eras y los siglos, flota la paz y la batalla
entreveradas sin forma sobre las cabezas
y yo encuentro en la calle, charcos caídos,
de cielo.

Los ojos, con el fuego secreto de la mente
miran el mundo dejando a su vez
que el mundo mire adentro de ellos.

La mañana, la encuentro en la húmedad,
en la ausencia, que me llena y me vacía,
en el humo, que da señales que estoy vivo.

Las botellas vacías se acumulan
solemnes, paradas en un frío rincón
apuntando hacia arriba
hacia el tiempo que se marea eternamente
y sin apuros.

El cielo, de alguna manera, parpadea
como la luz, como el aliento, como el espiritu.
Parpadea en su inmensa grandeza
caído y hecho pedazos en el suelo
alrededor de nosotros
con su poderosa sensación infinita
baila en las calles, tembloroso, lleno de estrellas
el cielo.



miércoles, febrero 25, 2009

Apalabragralaslaras - Sr. N


Epa, que haces che?? Que raro vos hablandome. Todo bien? Yo bien acá, justo pensaba en vos, aunque no lo creas. Y sí, pero bueno, como van tus cosas? Ufff.... Que joda aquella vez que ni nos vimos. Será como casi todas las veces, parece que así es contigo siempre, hay como una puerta que se cierra automáticamente, pero bueno, así es la cosa. Pero vos estás bien no?? Yo bien, mi vida ha cambiado bastante te puedo decir, pero eso no quita que aquella vez hubiese querido verte. Y si, es que en realidad ni te imaginas por qué. Creo que nunca fuiste capaz de entenderlo y encima si no me dejás decirtelo es como más dificil, es como que me pongan una pared enfrente. Si supieras que.... Pero bueh, si, ya se, disculpa che, creo que hablé demasiado. Bueno nos vemos? Saludos por allá y que andes bien....Si, dale, nos vemos, o capaz que no nos vemos. Chau.

lunes, febrero 23, 2009

Fuegos de la Mente

Parado en el filo de una era
miro el precipicio y sonrío
imaginando con fuerza
más allá de la lluvia
tus ojos vivos.

Me concentro y me pierdo
en la maravillosas pirámides
que prometen los días por venir.

Viajar, hacia allá, hacia todas las luces
para hacer caer el martillo del destino
e iluminar la oscuridad del neón
con las notas voladoras,
compuestas en ésta noche de lluvia.

Paciente espero al universo en su tren,
astuto voy conjugando los tiempos,
despiadado seré contra el mar oscuro
y simpático, para tocar tu corazón.

Viene el tiempo ahora...
¿Dónde vas a estar?

sábado, febrero 21, 2009

Buscando el Triunfo

Un presentimiento corre a través de las arterias de la noche.
Llueve en febrero y llueve además en los patios de mi alma
la música logra empañar apenas al silencio sin salida
mientras fumo y pienso, imagino, planifico.

Casi que no quiero pronunciar su formula secreta
estoy esperando por los mismos primeros pasos
para entrar en la órbita... y girar por siempre hacia ella.

¿Cabrá el caudal de mis manos desiertas
en la horma de su talle juvenil?

¿Pensará alguna vez en dejarlo todo
y caminar por la ruta hacia aquí?

Dejaré mis palabras flotando en la leve bruma,
pronto los días la traerán hasta lo cierto,
sé que hay algo al estallar
sé que la gente escuchará
por ahí...

de nosotros.


viernes, febrero 20, 2009

Latigazos en la noche

Cada una de los puntos
de cada una de las líneas
en cada una de las letras
tiran latigazos.

Infinitos y reberverantes
chasquidos tajantes
en la noche.

Formas sin forma
amenazan la ventana
en la noche.

El ventilador apagado,
la RadioJazz que remonta
y da vueltas por el cielo raso
dejándome casi ausente,
también tira latigazos.

A las tres menos siete minutos
la noche es un arma cargada
y yo un collar para perros
en ésta noche de lagunas sopladas por el viento.

Cada color, cada partícula
cada uno de los tonos conocibles
que se aferran con firmeza a la razón
tiran ahora
afilados latigazos
que hacen pedazos la noche
mientras el Smooth Jazz
derrite y derrite
por ésta hora

que se abre cien mil veces
hacia la próxima hora

miércoles, febrero 18, 2009

Quiero Ser

Ya van varias veces que me pasa lo mismo,
me enamoro, siento que pierdo el aire
una ansiedad asesina me lacera los sentidos
y siento que vuelo, pero en realidad caigo.

Ésta vez es una niña con voz de ángel,
una figura en blanco con botones de flor
la que me da dejado de nuevo en ésta orilla
vieja, lenta, lejana y meditabunda.

Me tengo que atener al juego de mis pobres cartas,
al paralítico pulsar de mis torpes versos,
tengo que podar los silencios con cuidado
y pensar en la forma... de llegar a ella.

Por supuesto que estoy acostumbrado
a las puertas con candados inviolables...
sufro por ellas, en la quietud de la noche
y pienso en mi próximo ataque a esa bóveda blindada.

Ya mis manos sangran, sangra mi pecho
ya la sangre que se escapa es un canto liquido
para la musa inspiradora, que me regala estos versos
y me retiene atado de alma a lo que es cierto...

Y ésta es otra vez, que podría ser la última
o bien puede ser la primera o la única
éste ángel nuevo y poderoso
es una marca en el mapa de mis besos.

Quisiera parar de soñar...
solo un minuto...
pero no quiero.


martes, febrero 17, 2009

5:34 am

Malas soledadaes
en la hora azul

Una bandera
y una promesa
ondean tibiamente
por la sombra
poderosa.

Llamo a un número
un número imposible

La vida vuela
y los tornados...
con sus negras fauces
lastiman la tierra.

También el humo
con su yaga insistente
profiere guerra
infinita


Edificio Moderno

Hoy en día casi que ya se ha visto todo... pero con la misma se puede decir, incluso con más propiedad, que todavía no hemos visto nada. Una pequeña postal de mi imaginación, acercada al público con el fin de compartir los pobres bosquejos de mi mente.


-sírvase darle un click para verla mejor-

Largos versos del alba

Escucho una sonata de cello en una emisora de radio holandesa
la noche se bate otra vez, por el desierto de la luna
y en algunos lados quedan refugios para el niño de mi alma
sobre los vastos tejados sin nombre, por las flores nocturnas.

Otra noche en que esa imagen lastima el paño gris de mis sueños,
ya van tres con ésta, alzo mi mano y dibujo estrellas en el aire...

Me voy perdiendo por los recovecos húmedos y amarillos
de la sonata que se detiene para reavivarse por escalas mayores
y dejarme pensando en chimeneas lluviosas y negras tazas de café.

Ahora la primer luz del alba ya sopla la vela de la madrugada negra...
Mis pensamientos van por un largo sendero hacia una nube de formas
el eco vacío del silencio se parte como un espejo ceniciento al amanecer.

Frédéric Chopin es ahora el que contiene éste pálido caudal de deseos,
ésta planicie que me recorre el alma por la búsqueda de alguien más.
Imposible explicar, acaso, el flaco temblor de mi mano hacia el frente,
una canción sin formas ni colores, un cuadro del vacío infinito sin color.

El piano deshoja de a una mis ideas, me embriaga dulcemente de penas
de recuerdos indefinibles y voluntades sombrías ...

El mes camina sobre una cama de césped, hacia la cuesta imposible del año
otra vez... manchas de sangre o de tinta o de vino o de salsa de tomate
parecen verse en horizonte que ahora sí comienza a desnudarse
en el aire que todo lo escucha, en la hora que todo lo comprende.

Pienso en poder...
Encontrarte



Crónicas desiertas # pst 7 - Pausa

Morir en una emboscada, joder. Los alemanes se estaban avivando, que raro. Xavier nunca se cuestionó lo ilógico de la misión. Justo Diego Avellana iba a estar ahí en una reunión tan secreta que ni siquiera tenían gente afuera. Avellana era el segundo de una de las facciones que estaban por unirse al mando principal de los alemanes, inflando con sus violentos y decididos componentes, las filas permanente mermadas.
Jirafas rojas, se hacían llamar los hombres de Avellana, que en éste caso resultaban gravitatorios en el rumbo inmediato de la guerrilla. Que locura... una emboscada... por supuesto Trébol, que es el segundo mejor de la fuerza después de Xavier, exterminó a tres de los cinco hombres de Avellana que intentaron sabotear la misión, los otros fueron abatidos por Pablo, quien también se encontraba escondido ahí, pero en otra línea de disparo. A la luz de los acontecimientos, resulta evidente que Avellana nunca estuvo en ese edificio. Ahora el problema sería identificar al eslabón débil, al que pasó mal la información de primera mano al Alfa, porque era una orden directa de él. Por teléfono dijo, Xavier quiero que vayas a ese lugar y le hagas un favor al país matando a ese cerdo hijo de mil putas. Xavier no titubeó en decir que sí, que por supuesto, no dudó en dejar la cama llena de sexo y de sombras de Kika, aunque en el momento en que recibe los múltiples impactos metálicos, desea con todas sus baleadas fuerzas, antes de perder por completo el control de su cuerpo, haberse quedarse con ella, con ella en su regazo suave, sobre su piel estirada y sus senos perfectamente operados. Que horror... solo un perro canta en la negrura de la noche de la muerte, otra noche igual a todas, llena de horrores y de muertos, perdiendose para siempre bajo las narices de los cómodos habitantes, que se ahorraban el sin sabor de estar al tanto de la hecatombe que se producía por las calles menos imaginadas.
La luna vacila al salir, la noche exhala su aliento petrificado y los ecos de las balas están llegando ahora al borde de la ciudad. Los camiones de la feria comienzan a salir en algún lugar hacia el tiempo que no se detiene por nadie ni por nada, salvo en contadas ocasiones. Kika se siente mal ésta noche, sin saber nada de nada aún, se levanta de su cama y vomita en el baño, tiene mucha resaca, y eso que ella nunca, se siente para el carajo, le duelen las piernas a causa de la dura sesión de sexo hace tantas horas ya. Se ve en el espejo y piensa que a lo mejor no debería seguir frecuentando a aquel sombrío ángel asesino que la hacía sentir peligrosamente feliz, humana y lo que es peor, vulnerable. Llama a pedir comida bien liviana, decide que no irá al la "recepción" que ofreceran para agazajar a un primer ministro muy reconocido en Infra a partir de las veintitrés. Sin formularlo plenamente siente que será mejor quedarse en casa ésta noche.

lunes, febrero 16, 2009

Kansas :: Miss Wichita



Invierto el juego a mi favor
ésta vuelta hay un solo ganador,
apago el fuego del amor
seco el tanque, el motor, el corazón.

Y hoy estoy en paz
si ya no estás aquí
ya no quedan plazos
eso me hace muy feliz

No Cambiará...
todo está tan bien
ojalá no vuelvas
por aquí

Poesía cicatrizante

Absorbo el aliento cálido de la noche,
los planetas giran otra vez.
El mundo derrite su costra de hielo.
yo respiro aliviado en el alma
y sudoroso despierto del mal sueño.

Todavía me queda un cigarro...
el mundo es mucho cuando puedo ver
por encima de mi hombro herido.

Antenas y radiadores anuncian el nuevo día
tántas cosas reales o irreales por hacer
mientras el tiempo tira, enloquecidamente.

Volveré a beber el licor de los besos,
sentiré con mi mano el latir de un corazón
y amaré ya ardiendo por dentro y por fuera
en los albores de una respiración
cuyos días avanzan hacia la sierpe

como todo.



sábado, febrero 14, 2009

Sábado y caída y fiesta pagana

Existe un río por el que navego,
existe un camino que voy dejando bajo mis pies.
Ya no tengo palabras para vos,
estoy rompiendo mi forma mil veces.

Pero dicen que la vida da revancha,
me duele la cabeza, el corazón no lo siento.
Recorro otra vez la parodia de la vida
mirando por encima del hombro
la locura, el amor y la frustración.

El sol recalienta mi cuarto
la tarde patea los techos
y yo creo que estoy pensando de más.

Hoy es sábado, cuántos ojos
cuánto amanecer embobecido de palabras húmedas.
Es difícil dejarte ir, sobre todo porque nunca te tuve.

Fue fácil hacerme entender
lo minúsculo que soy ante tus ojos.
Voy cultivando un sentimiento oscuro
como rechazo.

Las letras se confunden, sobre todo ahora
pierden su sangre negra en mis manos rotas
ahora se me parte la cabeza
pero el corazón, por suerte, no lo siento.