lunes, julio 24, 2017

canción de nada

Sacar la jugada
En su tiempo
Previa a cristalizar
Noches de ajenjo

Luna vil cristal
Llena de viento
Nacerá al cantar
Un pensamiento

Ramos de caricias
En la calle del arrabal
Se asustan las culpas
Y es un santuario
Ese lupanar

Quedan por las veredas 
Todas las noched
De una ciudad

Murga melancolía 
Rincón vacío 
Y otro soñar

Cada cual ante el mundo
Con sus conjuros 
Tras las cortinas
Despertará

Baila en la madrugada
Con sus poderes 
Regresará

Maleficio de amor
Una flor
Asediada de olvido 
En el barrio dormido
En cada azucena
Una casa vieja
Para cantar


jueves, julio 20, 2017

uno mgtow

Entonces 
La neblina de rosas se disipa
Por un instante amargo 
Y sale a la luz
La inflexibilidad de su hipergamia
Me choco contra el ardor
Se ser un perdedor
Y acabo por entender
Los vericuetos de su mente
Donde la hora del amor
Ya pasó
Y resta la búsqueda de proveedor
Y mesetear los sueños de suburbio
Y hogar lleno de cositas bellas
Ya nos es hora de amar como locos
Solo aceptar
Lo que ese libro demanda
La estabilidad sin dolor
La risa de nylon
El abrazo frío
Y la lluvia en fotos
Que ya pasaron

El tiempo nos jugó una mala pasada
Que pena...
Mi amor. 

martes, julio 18, 2017

ya no es la luna

Le estoy hablando a una muerta
Le estoy hablando a un olvido
Difrazado de lejano demonio
En los harapos de la noche
Le estoy hablando a tres recuerdos

Y me canso, me agoto, me muero
Una, diez, cien mil veces 
Con pruebas falsas y testigos de amnesia
Le estoy hablando a un espejo
Que no devuelve la imagen 

Solo puedo imaginarla
Y no quiero, ya no quiero
"Pobre hombre" dirá ella
Y no dedicará un pensamiento más
Mientras yo le hablo
Y nadie responde nunca. 

Porque tal vez no hay más respuesta 
Tal vez no quedan palabras
En el bodegón moribundo
De tantas idas y vueltas 
Al rededor del tiempo

Flotaré, con suerte, en la noche
En la infinita densidad de su ausencia
Voy a aguantarme como una boya
Anclada en el lecho de un amor
Que no encontró desagüe

Y le seguiré hablando a su tumba
En esta viudez romántica
En este apocalipsis programado
Donde el dolor ya no es dulce 
Y la luna ya no es mas la Luna 

lunes, julio 17, 2017

otro cuervo

Cargar en la espalda
Las luces del día
Sentir que nada pasa
Que el tiempo muere
Que no hay momento
En que no desee
Haber dormido con vos
Aquella noche

Herido y mal barajado
Leí viejos correos
En mi afán de monstruo
Tu letra llorada
Mis manos temblor
Y el universo falso
Que me quedó

Función tras función
Se agotan los personajes

Grita un reloj como un cuervo
Y este poema es una mierda 

sábado, julio 15, 2017

razones

Por eso desastre en hora turbia
Por eso derrame y síncope
Pluma y león, sangre y arroz
Por eso inercia en hora de espantapájaros

Viajar por azul hacia el carbón
Amanecer de peces voladores
Por eso ritual de descamarse
Lentitud en el cónclave
Horas de absurda meditación
Y un paraje angosto
Donde no caben mis suspiros

Salgo al sábado sombrío
Y debajo de un charco esta la vida
Y atrás del oleaje 
El río de la plata.

Por eso adobo licensioso
Por eso urgencia y caos
Ritmo de ardor reptante
Alucinación cobarde
Y azucenas asfixiadas
Desmayadas en tu balcón

Aquella noche de febrero
Sigue latiendo allí
Por eso te escribo...

V

viernes, julio 14, 2017

cielo del licor

(Post 1200 de BDLM)

Canción de vereda
Volver al balcón
Mis ojos antiguos
Resecos de vos

Por qué pesa tanto
Si ya no hay nada 
Por qué me repito
Hasta el amanecer 

Ver a los amigos 
Y en su abrazo 
Ser, otra vez 
Primo en el cielo del licor

Andar el invierno
Con murga en los labios
Y el corazón que hiberna
Roto y bohemio 

miércoles, julio 12, 2017

paisaje húmedo

Dan las once
Y la miel llena de tierra
Canta para adentro
Silencio de quién sabe cuándo

La luna tiene fiebre amarilla
Y acá abajo todo carece de sustancia
Nos quedamos los ensoñadores
Con la plaza de la melancolía

Recuerdo ser un demonio
Recuerdo ser un cuervo
Recuerdo ser un sátiro sin límites
En la pesadumbre infinita

Se me ha ido la semana
Mirando álbumes viejos
Donde la luz era deliciosa
Y no ésta pasta insípida 

Flotan mis estrofas
En charcos de baba seca 
Un caballo galopa por la arena 
Y chillan los frenos de un taxi

En la esquina ...

martes, julio 11, 2017

de tanto reptar

Encontrar los sapos
Y decir vomito
Decir interminable hemorragia
Bajo el viejo careado
Odiarte a veces 
En platos de comida 
En ómnibus vacíos
Y ensayos lanchosos

No encontrarte y volver a odiarte
Con la boca llena de rituales
Frutas podridas y carroña
Todavía sin formular 

No encontrarte 
Y querer perderme 
En cielos verdes
En grutas húmedas
Sin señales
Sin música
Ni después

Vagar sin descanso
En un ensueño sin puertas
Cuando canto
Cuando te grito
Poseído de desencanto
Entre dientes
Cagado de vino
Encharcado en bilis

Pateando la basura
Que dejaste poblando mi alma
Mi amor podrido 
Por no poder dartelos
Por guardarme en los bolsillos
Llenos de tabaco

Cuando no te encuentro
Y me duelen las tripas
Se me llena el esternón
De un chiflido de cólera
Una virulencia de disentería
Que encuentra la tierra
En la miseria más tierna del corazón 
Y en las calles vacías
Bajo la luna llena

yo solo

Quién te diga que el mar
Con sus dos alas partidas
No traiga una noche de fiesta
La dolorosa armonía del abrazo.
Esa liberación jamás definitiva
Que en su fugacidad 
Fue inagotable guirnalda de pasiones.

Quién te diga que agosto
Reviva su sabor de reencuentro
Bajo los escupitajos tristes
De las estrellas del invierno
Y de nuevo coliseo
De nuevo ardor celestial 
Y madre desconcierto
En los entretelones del frío

Pasará de moda este olvido
Alguna vez
Tal vez 
Acaso exista una verdad 
Más allá de su silencio
Tal vez la sangre deje de ser destierro
Y los susurros del perdón 
Cobren inusitada dominancia
Sobre los demonios
Y esas estúpidas promesas 
De anochecer definitivo
Que me hizo en esa noche de calor.
Cuando nadie pudo respirar

Perdió sentido mi lecho
Porque ya no busco con nadie 
Satisfacer o suplantar
Lo que a mi diosa coronada
He sacrificado

Entonces yo sólo
Como siempre
Frente a su retrato borroneado
Como un súbdito de lo que jamas fue
Esperando el tiempo eterno
A que algún día ...
Acaso alcance mi tiempo
Para morir de amor.



domingo, julio 09, 2017

esa respuesta imposible

Mañana cuando leas
Vas a encontrar los versos
Que vistieron mi madrugada
Como un asedio de luces
En medio de un mar de sombra

El día rodará con suerte.
Otro día de esta vida
Sin nosotros.
La luz se recurrirá
Por las rendijas
Y las sonrisas serán de asfalto
Cuando ya sea mañana
Y vos me leas

Liviana en tu destierro de mis manos
Loca en mi imaginación de navegante herido
Llena de viento y de luna
Llena de encantos 
Que no llegan a mi orilla
Vas a amanecer
Y con el café con leche
Van a naufragar los besos que te di

Mañana cuando me leas 
Mañana...

incompleto

Nace un jacinto
Bajo el soplo de la lluvia

Siempre es lo mismo cuando no estas
Viajo en mi cuerpo
Con una confesión de amor
Que no se deja atar por mis versos

Evaporada y ausente
Como un gato
O una luna
Que el tiempo
No pudo borrar de los ojos

Domingo de ventanas
Y perfumes tenaces
Que no ceden a la súplica
De un alma que callada
Tiembla de melancolía

La murga me abrazará
Y yo a ella
Como un sueño
Apenas incompleto

sábado, julio 08, 2017

tatuaje

No hay un alma
Son las ocho de la noche
Y no hay un alma
Rebota el silencio
En los pisos
Vuela una burla
Y no hay un alma

Ni siquiera los tambores
Con su punzante dolencia
Quiebran la quietud de la aduana
Sale la luna
Pero nadie la ve
Porque no hay un alma 

Pedacito de canción
Acunando al cielo 
Fumando lento
Hasta la última pregunta 

convicción

Si el mediodía asesina
Y la tierra mojada 
Espanta los ojos 

Si la luna sangrante
Se acerca llorando
Y reza oscuros cerdos

Yo voy a seguir
Escribiendo

Porque el tiempo
Porque la suerte
Porque el dolor
Porque mi mente

En el crisol del alba
Se parten las luces viejas

En la mañana de la escarcha
La lluvia limpiará mis ojos

viernes, julio 07, 2017

para aquellos puentes

Así las cosas
Enmascarar con risas
Llantos de densa oscuridad
Y devolverle al silencio
Un silencio aún peor
Lleno de urgencias...

En la escalera gentil de la guitarra
Palidece la noche 
Y afuera la lluvia
Es otro ágil milagro
De la pesadumbre
Sin limites. 

Lejos alguien prende un farol
Pero todo lo que brilla
Es ausencia y rumor
Muere la sustancia
En las grietas del abandono
Y letra a letra
Deconstruimos el tiempo.

Va llegar un punto
En que solo la helada
Acariciará los rosales
Cuando en el cielo
 No brillen más estrellas
Ni canten las madres 
Sobre la triste mueca de los puentes 

jueves, julio 06, 2017

dolores

El tiempo flotaba impávido
En los patios centenarios
Con un despliegue como de alas
Bajo el arrullo del aire 
cerca de la lluvia
La luz de ceniza
La sombra clara
Mi corazón de gorrión
Anidado en mi pecho
Temeroso del adiós
Roído de intrigas

Y hoy abrí los ojos
Al día del amor trunco
De rebote su foto de perfil
Me dejó vacío
Nuevamente
En un laberinto de besos
Perdidos
Hasta la disolución.

martes, julio 04, 2017

incendio en silencio

Nadie oirá al ciego
Ni atenderán al sediento
Ni besarán al muerto

La tierra con su luna
El mar con su dolor

A la zozobra vamos
Desde el naufragio
Y así, al revés 
Hasta nacer de nuevo
En otro carnaval de sangre 

Cuando cae el ocaso
Y vuelve a reinar mi niñez
En las veredas de la aduana
Yo ya no soy yo
Y la noche tiene la voz del tiempo

Ya pasará
Espejismo innoble
Del mundo de mis sueños

Ya volveré
Desde el silencio
Que aniquila el aire que respiro
Volveré a creer
Cuando su foto se vacíe 
De mis lágrimas 

lunes, julio 03, 2017

de una muerte

La frialdad de una gaviota
Corta la ventana
Y su sombra sobre el parqué
Dejó enmudecida a mi alma

Sueño que estoy preso
Sueño que voy a una casa
Y siempre es el amanecer
De un sol imposible

Ómnibus como truenos
Cátedras de dolor
Donde se gradúa el espíritu
Mar diferente al cielo
Igual a un abismo
Lejos de las manos

Un clavel de vidrio
Amenazado por relojes
Que vuelan en círculo
Como buitres prehistóricos
Soplados por la muerte 

sábado, julio 01, 2017

carta de sábado frío

Qué me queda de la ráfaga fulminante de tus besos. Qué es lo que insistentemente se va acopiando dentro de mis versos cuando es sábado y ensaya la comparsa y estoy a dos latidos acelerados de ir a verte bailar pérdida en la inmensa distancia de tu sonrisa, pero me dejo llenar del mismo desamor, me dejo ir hacia el agotamiento de resignarme a perderte, tantaleando en la penumbra de sospechar que jamas te tuve. Algún día quedará este blog lleno del fantasma de mi terco amor y los versos desangrados serán lo único que atestigüen que existí. Mi huella será el poder haberme contenido de correr a tu abrazo y en el horizonte de tus ojos, voy a ser solo un recuerdo confuso, una engañosa tempestad de zarpazos y delirios lanzados a la nada. Entonces las palabras se descolgarán de las paredes y podrá ser finalmente domingo después de todo, en un tiempo de verdes atardeceres donde acaso solo la calle brandsen sabrá cuánto te amé.

viernes, junio 30, 2017

postal de camelot

Y la luna rapaz
En arcones llenos de nada
Y el sol 
Condenado
En días como muecas
Doblan las campanas
Y la luna rapaz
Y el sol condenado

Nadie molesta la tumba
Donde no hay más flores
Que recuerdos
Ni más lágrimas
Que nuestras risas
Borroneadas

Mal día para Merlín
Persiguiendo lluvias
Por la madrugada
Estudiando huellas de cascos
Al abrigo de los cipreses
Centenarios

mil excusas

Aunque no haya nadie
Aunque la avenida ni se inmute
Aunque no venga el bus
Aunque calle la murga
Herida en el costado 
Aunque duela el silencio
Sangrante y derrotado
Aunque ese sol se aleje
Perdido en desamor
Aunque bla bla y glu glu
Aunque con altiva dignidad
Te niegues a encararme
Yo y vos
Luna y sol
Noche y vereda

miércoles, junio 28, 2017

contrafuga

Mi secreto
Mi duelo
Todas las hojas
De los árboles azules
Todo el polvo rojo
Del ocaso

Se compone una postal
De lágrimas y sombras
Donde las iguanas
Y murciélagos
Muerden espejos vacíos

Pulso eléctrico
Para calaveras
Manantial y arrullos
En esta noche incierta

Va y se va
Hacia la fractura
Hacia el humo rendido
Hacia el vendaval perpetuo
De un patio descolorido

martes, junio 27, 2017

otro regalo

Tararear en la cornisa
Una canción de amnesia
Un sueño 
Un gualicho de olvidar
Apretado en las manos

No se agotan mis regalos
Siempre quedan versos
Para la princesa perdida
Y la lluviecita de junio
Lo sabe

Pero no por eso
Existe una alquimia
O una redención
Que aplaque oscuridad de dragones

La playa seguirá siempre ahí
Sin nosotros
Sin nadie
Remota y distinta
Bajo las estrellas
Y el insistente
Romperse de vidrios

Siempre es adios
Siempre es me voy
Siempre es nunca mas
Y los corazones
Como edificios viejos
Dolerán al amanecer


sábado, junio 24, 2017

La ciénaga

Muladar de desgracia
Donde duermen mis manos
En transitorias sinfonías
De vaga quietud
Con dolor de perro
Y venas heladas
Por despedidas
Interminables.

El ámbito que contiene
Todos los perfumes
De esta noche flor
Es un diáfano estanque
De pelusa y serrín callado
Un aburrido espejismo sin sabor
Del sueño que nos vio nacer

Por la esquina desierta
Un caballo de humo y sombras 
Es la claridad del collar de perlas 
De su boca
Y no un ladrillo
Ni mi sonrisa

Recuerdo insomne
Su mirada en mis ojos
Después de surcarme el pecho
Cuando humedamente
Murió redonda y rendida
Fuera de toda explicación

Rumor agrio bajo la lengua
Espiral donde la espero
Altar antiguo en desvelos
Noches de bodega interminable
Tras las que apenas me conozco

Luz para los heridos
O inmensidad a los valientes
Dentro de mi sangre
Destellan soles azules
Y margaritas acuosas
Que dicen una y cien veces
Su nombre

Nace el sol
Y rueda quieto el día
Con su baba sepia
Salpicando mi ventana
De letras y dolores

La luna multiplicada
Bajo el canto del hacha
Nube de amanecer
Relajo subterráneo que acusa
Laberintos mosqueados
Libros y tormentos
Lirios y toda clase de puñales
Donde el aire cuaja
Y se vencen las muñecas

Me agaché a intentar rezar
Entre la tos y los balcones
Grité para mis adentros
Infinidad de repeticiones
De una jugada inadmisible
Y mi soledad siempre sonriente
Me desholla sin aplausos
Después de acostarme

Soy un hotel
Un gato podrido de amor gigante
Un bar clausurado
Una monja de caridad
Con todo y mis votos de silencio
Cantando murga 
Hasta desangrarme
Por la mala hora donde busco
Entre las medias y los lentes
Entre la bilis y las estrellas
Un rastro de ternura perdida
O un manantial de sosiego
Donde brillen relojes y baterías
Hasta el mediodía
Por lo menos...

domingo, junio 11, 2017

Tensión y sueño con frío

Viajero de escudo y espada
Va en su concentración
Hacia caudales secretos
Con los ojos de su antorcha
Por sombríos paisajes
Con sus alas negras
Hacia el silencio
Hacia el reparo
Bajo la inmensidad del cielo
Marcha...

En la otra antena
Conversan cucarachas
Gusanos de seda
Silban a la luz del día
El tebolar enmudecido
Acusa manos laboriosas
Y olvidos de otra vida
Tras naufragios y telarañas

Yo en el medio
Yo en la orilla
De todas las tormentas
Yo en medio
De todos los lagos
Y de todas las vacas

El tiempo busca matar las estrellas
Y no piensa dar explicaciones
De su alquimia de polvo
Ni de su fraudulento vaivén
Mientras exista una voz suplicante
Que la cinche con urgencia
Detras de plegarias y rezos
O puteadas y empujones
Da lo mismo.


sábado, junio 10, 2017

Las ciudades guardan penas

Pasa
Va pasando
Con luna helada
Y jengibre

Espiral del reloj
Vieja radio jazz de madrugada
Habla conmigo
Por las sombras del saxo
Que a su libertad emerge
Con saltos de animal demasiado vivo

Allá últimas
Allá acabadas
Primaveras eléctricas
Con sus luces y sus garras
Siervas del pasado
Y su Reino de opresión

Hoy recordé 
Una vieja canción de sirenas
Que en el doblez de mi sangre
Ganó patios y besos cigarro
Por los corredores
De un liceo interminable

Pero
Ayer soy...

En congelamiento
Vertical horizonte
De licores mordidos
Por estrellas

Cuidado en los bares
Plenos de anguilas y morenas
Ella es sueño de eternidad
Y yo su perverso payaso

Búsqueda de un fuego
Gritos amables de niños invisibles
Canción que agujerea la ciudad
Y pone las calles boca arriba
En medio de algún loco sueño
Donde la tarde no sea un coñac
Casi demasiado amargo
Como ahora

Anoche canté fuera de mi noche
Esta noche soy yo la noche
Quien escribe pidiendo sus ojos
Para suspender el pánico
Y besar sus manos
Otra vez...

La noche me fuma
Me consume en mil humos
Horrores silenciosos
Para los que no tengo versos
Me escriben en la cama
Deshabitandome
Lenta y dolorosamente

Por qué habría de ir
Al sueño ausente
De su realidad
Insistiendo en morir

Por qué sigo queriendo
Fracturas y sangres
Habidas de su sanatorio
Su fragil profundidad
Si fue su cruel instinto de supervivencia
Lo que la condujo a este error

viernes, junio 09, 2017

Desde mi banco de plaza

Vuelvo a vibrar
Si arde el eco de tu silencio
Incendio forestal
En cada palmo de mi piel

Pienso en recorrerte
Y reconocerte
Tras tu fatídico temblor
De musa.

Volver a verte correr
En la herida de otro adios
Jugar de nuevo
A la última trasnochada.

Como el Día Cero.

jueves, junio 08, 2017

Si tendré resto todavía

Se secan los arbustos
A los pies del reloj
Calavera de polvo
Negra mariposa
Que agita sus cenizas
Tras el velo del ocaso

De la boca del desprecio
Caen dientes, uñas, pelo
Bestia antigua
De fulminante deseo
Se ahoracará 
Sin remordimiento

En mi aldea el tiempo es blando
Los caballos y las vacas
Orbitan despacio
Lunas brasileras

Vanidosas entidades de llanto
En sus tronos como cometas
Son hologramas
Imposibilidades
Y lejanos canteros
Con flores amarillas

Más allá de la sierra
Más allá del otro sendero
El cielo dice adiós
El mar abre sus fauces

Grita intrépido
El Halcón de pólvora
Que anquila quietudes
Y mansedumbres

Teléfono en silencio
Luna tartamuda de junio
Trepada a los pretiles
Fundiendo plata y estaño
En perfiles de marfil
Y su cabello ...

Se atavia la madrugada
Con pañuelos de colores
Derretida la corteza del hielo
Las serpientes sin cuero
Asomarán la cabeza
Y un dulce veneno
Querrá ganarle los colmillos

Y qué me importa ahora
Que todo sea glúten
Que todo sea baba y pelusa
Grumo y cebolla
Para que nada me alcance
Cuando vuelan murciélagos
Entre las mil poleas de mi boca

No adoro ya al reptil
Ni a la grulla cadenciosa
Ni a la altitud altanera de la luna
Solo soy un parral entreverado
Solo una bacanal de palabras
En subita rigidez irreprochable
Acaparando la duda
En ritual serenidad de estática

Fuera de mi árbol !!!
Condena atroz de una bruja del alba
Fuera de mi boca !!!
Perfume cruel de su unica lágrima
Noche de abrazo
Fiebre mortal de caricias
Dejenme en mi bodega !!!
Dejenme en mi implosión
Acallen, eso si, a las sirenas
Maten por amor a sus nubes viejas
Y olvidense de mis cárceles abiertas
Hasta nuevo aviso

No merodeen la angustia
Inoculando de amnesia
Las negras azucenas 
Y los balcones verdes

Yo voy a poner piedra sobre piedra
En mi altar de calaveras y flores
Voy desenredar las arañas
A volverlas gatos transparentes
A desentender el dolor del lenguaje
Para hacer luz de la tormenta
Para alejar a los avidos de entendimiento
De mis playas sin forma
De mi alegría gris de goma
Alejaré al que persigue
La secuencia de linealidades
Usando el collar de resplandor
Que amarra el cielo degollado

Mañana suturas juntarán orillas
Puntos de fuego
Sobre la nieve con sangre
Anillos y tempestades
Ferrocarriles y trompetas
En la tarde olvidada
Bajo la lluvia
Crisálida de otra promesa
Que nacerá a su vuelo
Tras abominable transformación

Y Victoria:
Ruedo para expertos
Muerte de mil viajeros
Mi corazón pandero de sangre
Rumor tambor 
Fobia de tu mano
Haciendo adios
Terror de que esto siga
Este asedio que me destripa
Esta eternidad
Llanto de perlas
En un burdel vacío

Victoria:
Tu nombre es sangre
Trueno y temblor
Asesino de mi soñar
Anhelo impostergable
De mi buen amor
Mis horas limpias
Que corriendo tras de ti
Hallaron silencio
Y momentos en donde te siento
Como nunca
Como siempre...

Victoria.

miércoles, junio 07, 2017

Hecho con los jirones que dejamos

Al sur del atardecer
Arde tu sombra lejana
En el mismo escape fabuloso
De siempre
Siento que te despedís

Nos hablo
Nos recuerdo vivos
Tomados de la mano
Aquella vez que abriste 
La ventana

O allá en la Unión
O en las 3 a.m. del chulo
O en las hamacas
Hablando de Colombia
O bajo la palmera
Del primer domingo

Ahora puedo decir miedo
Naturalmente
Miedo a no volver a tu balcón
A no encontrar más
Consuelo en tu mirada

Yo Volvería a reír
Y Brillaría la luna
Si el guardián de nuestra suerte
Abriese la cara de los dados
Si el corazón pudiese
Desgarrar la furia de esa noche
Su amarga decepción
Y existiese un abrazo ahora.

Cómo paro de vivir
Aquella mañana de enero
Cuando dormiste
En mí?

Cómo cuando 
Son las 6 de la mañana
Y yo sigo pensando en vos
Creyéndote
Siguiéndote con dolor
En tu aventura de descubrimiento
En tu obsecna mueca de desencanto

Trepados al camión
Se fue todo a la mierda
La noche aquella
En que debimos callarnos
Y en cambio bebimos 
Como demonios festivos
Y fuimos todo sangre necia
Todo pánico de asesinos
En negro fragor suicida

Pero los caminantes
Siempre pueden regresar
Despacio por la orilla
Temprano en la mañana

Aunque vos no me esperes
El día nos espera a ambos
Con latas y violetas
Con ventanas y botellas

Los versos visten el camino
De la estación perdida
En este invierno que nos dará caza
Tan lejanos y desconocidos
En nuestra intimidad
De viejos enemigos

Antiguos versos que al cantar
Devuelven a mi boca otra alegría
Recuerdo de nuestra bacanal
De la murga sol y la murga luna

Angosto vado en el rio del vino
Por donde se pierde Montevideo
Tras el final del carnaval
Y yo espero tu reencuentro
Aunque se van los días
Y parezca que solo habrán
Flacos racímos de noches
Sin nosotros

Se van tus besos
Y las trampas del destino
Doblegan su veneno
Pero sigue intacto
El perfume de tu pelo
En mi ciudad

Te invoco en mis manos
Reclamo en la voluntad de mis labios
Tu reaparición sonriente
Como el retorno de la muerte
A un renacer definitivo
Que vuelque ya más vida
Y que nos regale su luz
Por una vez no ensombrecida
Con feroces sabotajes

Temerosa humanidad
Que se pudre sola
En olivos como murallas
En nogales como ejercitos
Tras una noche púrpura
Donde exista lo imposible.


domingo, junio 04, 2017

Dias de eso

Vacío
Me quedé vacío
Debo cruzar la helada
Y mirarme en los espejos
De otros caballos
Para volver a ver mis ojos
Sin las nubes de su tormenta

Debo existir
A toda costa
Para que no haya paz

Ahora que los tambores
La devuelven incierta
Desfigurada por otras danzas
Estoy remitido a ella
Irremediablemente

En mis costillas
La urbe ardiente
Por mis ojos
El mar hiriente

Huracán y melodrama
Melaza de caña
Dando sticky kisses
In the lepper's bar

Ella irá a la música
O tal vez muera
O duerma
O salte hacia ojos llanos
Con las manos atadas
De gusto pobre

No contestó a mi carta
... Tal vez mañana

No quiero saber por qué
El sábado tiene este perfume
De nubes, de sol tibio
De tormenta lejana
Y amable caricia

Acuden a mi todas las noches
Abundan en mi amor
Los vidrios rotos
Y las víboras con alas
Habré de buscarla
Tras puertas herméticas

No importará la pobreza
Entre las grietas de la guitarra
Siempre que en sus dos alas
Brillen acordes honestos

Es que en madrugadas
Como esta
Ella fue Oasis
Y yo un leopardo amarillo
Enrosacdo en su silueta

Por eso se hundió la fiesta
En ruines ciénagas de ausencia
Por eso nunca hubo otro ocaso
Por eso lloro
Cuando el mundo calla

Delirio de fiebre
Y dolor de rodillas
De acá se escapa cantando
Dijo el murguista muerto
Y yo morí
De amor
Cantando

Cuando se terminan las voces
Queda el sonido del agua
Doliendo apenas
Entre murmullos de perros dormidos

El imperio de la tarde gris
Goteando su tristeza
Sobre la acera desierta
Miro el reloj
Y no pasan las horas
Desde hace meses

No quiero saber 
Los pliegues de su cama, 
su cabello inmenso
Sus ojos devoradores
Por facultades de sangre

Quisiera huir de mi mente
Hacia otros horizontes
Donde ella no sea ya ella
Y yo no la ame con rencor
Con dolor de llanto
Con incalculable nostalgia

Queda muy lejos el alba
De estas manos mías
Que temblando sudan
Y viven muriendo

El congelamiento ha puesto sus huevos
En la intimidad de mis heridas
Por eso las estrellas cantan
Odas fúnebres desde el cielo abierto
Y un herrero hará cadenas
Para un futuro imposible

Los manzanos y almendros
Las hiedras y limoneros
Calabzas y rosas
Giran sus ojos
Para no ver mi pena

Piedras redondas
Blancas y grises
Hechas de río
Tendrán su jazmín
Cuando todo termine
Y en mis ojos gobiernen
Despiadadas cortes de gusanos

Hallará reposo el infierno
Brillarán remedios
En latitud de fuego
Sonreír en medio
De otros tiroteos

Verso nuevo de la misma ventana
Volver al cigarrillo y al vapor
Viendo el mundo desbancarse
Tras otro suspiro

Creo que estan Atacando las murallas
De la vieja ciudadela
Se escuchan piedras y candelas
En saltos mortales
Hacia adentro

Me temo que el dolor presidente
Obedecerá a Saturno
Y acabará con la luna
Sin más batalla que este fuego último
Sin otro grito que mi silencio
De medianoche

jueves, junio 01, 2017

Cuando volvió el sueño

Aca se duermen 
Aca esperan
Y se levantan
Monumentos
Solos obeliscos
Muertos de pena

Camino que se borró
De tantas lluvias
Una vez aquella estrella
Volcó su poder
Entre las ranas 
Y vino la luna
Mas tarde
A platear siluetas
De las que ya nadie habla

La luz era un pegote
Íntimo y doloroso
Donde hervían suspiros
Y yo cantaba
En la epopeya del azar
Tras una llegada
Y otra partida

Todo el día te busqué
Vanamente...
Toda la noche
Entre sueños
Sin quererte
Amandote
En la penumbra 
De un olvido de mentira

Amor-arroz
Suerte extraviada
De viejas primaveras

Y en este momento
Donde un sol ladeado
Busca rendijas y balcones
Para permanecer
Yo vuelvo las palabras
En arboles sin hojas

y Del otro lado un pájaro
Del otro lado una habitación
Donde ella pasa frente al espejo
Y se reconoce como si nada
Como si nada pasara

Del otro lado el agua
El fuego, el cielo, la tierra
Y los famtasmas azules que la habitan
Me parece oirlos murmurar
Astillar escudos
En jueves que no trascurren

Queda sin riego
Queda sin rastros
La pluma de polvo
Y sus mil cadenas
Ambulantes

Me voy acostando
En el filo de una sombra
Y la tarde va a morir
Haciendo un ruido
De barco al hundirse

(Como todo naufragio
Es calavera de amor)

Sueño de esa niña
Su mano de flor

martes, mayo 30, 2017

Collage

Division de suspiros
Un silencio articulado
De sombras y promesas

Hoy me junté con todos los vacíos
Y los cuerpos agujereados 
Donde los líquenes y setas
Dejaron una huella sin respuesta

Los muertos de todas las historias
Se han mezclado con mis vivos
Por los pardos horizontes de la lengua

Escuché las canciones prohibidas
Y mis tripas dolorosas
Siguen en ese sábado terrible
Donde el sol no salió para mi
Aunque fuese mediodía
En Tristán Narvaja 
Del domingo

La plaza esta cubierta
Como con baba
Con azufre y plomo
El omnibus solo viaja
Parejo
Inundado de sonámbulos

Estrofa triste en ciudad sin tregua
El viento que viaja por las soledades
E incrusta en la Luna creciente 
Un descarado rumor de nostalgias

18 es una reacción en cadena
Las vidrieras y luces
Pasan estáticas por mis ojos

Yo caminé llorando
Odiando con gemidos
El ritmo de mis calamidades
Quise escabullirme de mi
Irme de mis huesos
Siempre llorando
Caminé odiando

Porque colmado de estrellas
Miré el cielo de Colón
En otra última noche
De oraciones sin risa
Angostos canales de premonición

Y la calle
Siempre ahí
Acá
Distantemente cerca

Por qué última bajada
Por qué el cantor negro
En la tele de la última pizzería

Por qué su musculosa Blanca
Sus ojos cuchillo
Mi lengua un escorpión
Maldito.

Caer de un hombre 
En una calle de adoquines
Que no termina nunca
Y a lo lejos voces
Como espuma de otro cielo

Me llena un ahogo de pasión
Un acercarme lentamente
Al corazón enmascarado
De la más hermosa retirada

Extiendo los dedos
Y me lleno de suelo
Cantarle a la tierra
Y a la luz de un amanecer de invierno.

domingo, mayo 28, 2017

Sábado de madrugada

Esta helado.
El cuarto tiene paredes largas
Donde flores secretas
Apuntan su ojo de plata.

Un lobo.
Una loma solitaria
Cubierta de nieve
Y sombríos cipreses
Resistiendo al cielo.

Mi corazón atónito
Se hace a un lado de si mismo
Y asomándose en el balcón de la noche
Parece caerse sin fondo
En aquellos ojos 
Como de gato bajo la luna
De gris glacial
Reinando sobre la boca rosa
En un eterno espiral de espinas.

Un poema de vampiros
Una mujer transparente
El dibujo de una estrella
Sobre una servilleta

Encontrar sin buscar
Castillos donde haya aurora
Para acariciar con palabras
El horizonte verde

Rondará por mi mente
Girará en el reloj con las horas
Y yo no sabre lo que me pasa
Y querré tan solo escribir

Escucho la noche de martillo
Jugando por los rincones
Son casi las dos de la mañana
Y todavia pienso en bajar al WiFi

El tiempo pasará por mi acolchado
Mi sangre se dormirá algo aturdida
Por el frio y los vacíos que me habitan

Hay murciélagos
Hay belladonas
Hay emergencia de romero y salvia
Hay alivios dolorosos 
En los que llega el alba
Minotauros descangallados
Y Dédalo ... En su obsesión

Cuando una lágrima cae en un espejo
Se borran los reflejos anteriores
Y sobreviene el abismo
La incertidumbre
El congelamiento
Una bienvenida
Y resplandores
Como de sol que sale     

sábado, mayo 27, 2017

Caminantes

Corre en aceites
La noche impalpable
Desfile de redondeadas voces
Que rellenan de brillo
La ausencia elegante
La risa apagada por perros

Al despertar 
Me atacan los perfumes
Que me trae su recuerdo
Y ninguno existe ya
Ni el perfume ni el recuerdo
En el gris mediodia del sábado.

De qué se rien los vidrios del cuarto
Por qué gimen y se tuercen
En grotesco gesto las veredas.
Casi hemos traspasado
La frontera del abrazo
La pesada puerta 
De no contarla más
De dejar de contarla.

Pasé un tiempo sin buscar
En otra piel lo que en su piel estaba
Pasé meses sin besar
Otra boca que la de su nostalgia

Repetí la cancion 
Repetí el sueño tortuoso
De las cien mil ventanas
Que arañan el cielo

No existe forma de saber
Cuantos años durará el dolor
Ni sobre que mesa o arena
Hemos de firmar la rendición
Desearía un siglo entero de flores
Para calmar las ansias
De que todo haya sido diferente 

Descomposición
De esas viejas luces 
Que flotan sobre el mar
Como barcos de afanosa lejanía

Ella ya casi perdió su forma
Dentro del disturbio en mis manos
Es ahora casi un eco de su ruido
Es una certeza improbable
Solo la sombra cansada y fugaz
De mi mal amor...

Destruir con piedras 
Los ojos heridos de los relojes
Su sudor áspero
Su espejada melancolía
Y dejar de contarla

Seguir con resignada sumisión
A la procesión casi fúnebre
De su cruel mandato
Se hace entonces menester
Cuando se fue la luna
Y ya llovió lo suficiente

Me queda el resabio sin gusto
De su nombre por mi boca
La verdad de haber sobrevivido
Y debajo de la almohada:
Una perla.

Levantar la sonrisa
Donde hubo licor de lágrimas
Abrazar afirmando
Lo que el alma ha clausurado
Y ese río de tinta 
Llegará a tus manos.

Porque el viaje de una caricia
Hacia el fangoso lecho del olvido
Es un dejarse ir en cada mañana
Una renuncia constante
Tras otro aburrido milagro
Del alba.

viernes, mayo 26, 2017

El dia nos espera

Recaer blandamente
En respuestas de nadie
La noche aturde 
En la parodia de si misma
Y su burla ultima
Capitula solemne
En cada pretil y persiana

Canta la murga 
Y baila en su vanidad mortal
Sube de nuevo y crece
Por sus escaleras y ventanas
Flor de la noche
Ave de cielo condenado
Su amanecer de palabras 
Se librará desatandose
Hasta que brille su estrella

jueves, mayo 25, 2017

Y... Es mayo

Ciudad gris
Cielo perpetuo 
Fuga y mas fuga
Tras sueños de vino
Y murgas frias

Libertad
Casi devaulada
Por ayunar besos
Ayunar abrazos
Y en la tormenta
Rumiar olvidos

viernes, mayo 19, 2017

Sin Vos

Mierda de vacio este sillon
Mirar Los mismos peces
La misma ciudad
Y yo sin Vos

Pasan Los meses
Y aun asi
Los relojes quietos
En botellas
Y las azoteas oscuras
Y yo Llamandote

Como siempre

Mierda de vacio este sillon
Mierda de tu ausencia
Esta Luna erratica
Este Mal de amor

Y otro poema
Absurdo
Para nadie
Para Vos
Aunque no lo quieras

No soy
En este envase
Mas que un cumulo
DE suplicas silenciosas
Y palabras que te buscan

Amor 

domingo, mayo 07, 2017

El otro resto

Hay. Hay. Hay.
Hay en el viento suave de la aduana
Un lugar íntimo y punzante
Donde digo cosas que callo
Y la vereda me responde 
Con susurro a motor
Y caras sin nombre
Que pasan en silencio.

Hay olores de agua
De sudor, de grasa 
De papel mojado
Y Luna creciente.
Horas de cartón
Ilusiones vacías 
De encontrarla
Por mis brazos 
Y beber de su boca
La afirmación última.

Pero lo que hay es esta brisa
Esta esquina donde la historia 
Ha de Replegarse junto con la tarde
Y donde los besos
Ya son Borrones
O pájaros 
O luces en el puerto.

sábado, abril 29, 2017

fugaz de la matriz

Parece que hay una cárcel
Acá en la matriz
Donde veo rostros
Repetidos en el tiempo
Y tu hermano esta parado frente mio
Iría a pedirle que te diga
que te amo
Pero tengo miedo

Bajo el amarillo y el celeste
Bajo en blanco y el gris
Su cara es parecida a la tuya
Y me duele tanto, amor.



miércoles, abril 26, 2017

grito de invierno

Dobla un rayo de luz
Dobla aplastando con ternura
Las aristas afiladas
La soledad del viento a mediodía
Y cada uno de mis versos
Son enredaderas subterráneas
Que avanzan hacia el silencio
Me queda chico este cuerpo 
Otra vez

Es solo asomarse a la ventana
Y el eco irremediable de su voz
Se vuelve ausencia de gaviotas
Por las cornisas y por las plazas 
Hasta quién sabe cuándo.

La busco en mis sueños
Entre globos multicolores
Y olas gigantescas 
Por las cabañas últimas
De una imaginación impropia
Por los tejados de añil
Que la tarde unta lánguidamente
Con realidades y sombras 
De un tiempo ignoto.

Fragilidad
Mi voz posada sobre el invierno
Como un insecto demasiado tenue
Para dejarse ver en su totalidad

Bajo una luna invisible.
Y una palma de fuego
Apuntando hacia delante 

martes, abril 25, 2017

salir

Tal vez voy a salir a la calle. Tal vez la calle entre en mi en cuanto yo salga y por mis venas lúgubres entrará la calle y el gris se hará plomo y la inmensidad se hará vereda y yo entraré en la calle cuando ella salga a mi encuentro, como una amante vehemente pero demasiado recatada para amarme completamente. En un secreto mistico, una frecuencia última y acaso dulcemente dolorosa me cubrirá a medias, dejando al aire humedo, la porción mas vulnerable de mi espíritu. Me abofetea entonces la fibra afilada de una realidad inadmisible, castiga a la parte expuesta, sometiéndola a contradicciones flagrantes que me entreveran con juncos, con pelusas, con luces oscuras y diablos remotos que se arriman peligrosamente a mi oído a susurrarme abismos aberrantes. Afortunadamente resta de mi ser la otra parte, la crédula, la mas intima y acaso mas lejana porción de mi ser total, en esas cavernas, en esas praderas remotas todavía hay caminos que pueden ser recorridos sin tener que necesariamente asistir a la descomposición, ni desangrarse de lágrimas y bilis. Queda, bajo el refugio oprobioso del mar de muertes, una instancia de redención desclasificada. Un batalla de fuerzas ocultas se disputará mi luz y mi carne... Cuando salga a la a la calle.

domingo, abril 23, 2017

Loca del Orto

Tarde entre trazos perdidos
irrecuperable luz vespertina
por las veredas ahora largas
lenguas grises de tormenta
y del invierno que se asoma.

Todos los balcones lo saben
el aire asustadizo de las últimas estrellas
acaparó el silencio de la calle


La muerte es una acordeonista
con manos muy grandes
que toca por limosnas
En la Feria de Tristán Narvaja

Mientras transito
el cielo se parte
un crujido como de árbol
ensombrece las miradas
y las ojos ya perdidos
naufragan por horizontes de vidrio

Allá las viejas lunas
distantes y pérfidas
almas de marineros
flotando fuera de alcance


El silbido purulento de la ciudad
me ha embrutecido mientras la extraño
;Mi soledad me persigue a toda hora
quisiera que esta luz de tenue Abril
fuese otra vez la claridad de su esencia
otra vez los ojos incandescentes
rasgando el mantón de niebla que nos separa

Yo fui un leñador en la profundidad
que aporreaba los árboles
hasta hacer temblar las raíces de la tierra
Ella fue azafata mística
de los vuelos descotorrados
que asesinaron alguna vez la noche
y otras dieron vida
y vino y hasta palabras de amor. 

jueves, abril 20, 2017

Una vez en mi piel

Silencio de catedral
y muertes sin espejo
milagro de luz sin final
fugaz recortar de sombras
en la descolorida intriga
que nos dejamos

Queda un abrazo a medio partir
por los rayos de la madrugada

Me voy repitiendo...
agotado de mágicas palabras
tras pedestales de ausencia
y encantos que no me pertenecen

El perfume en su hora de vela
se volverá tardío
perderá su vigencia
y su causa de demencia
entre barajas de polvo
y ventanas deshechas 
por horas que no son rectas
y amaneceres sintéticos

La calle aquella
hoy sumida de otoñales meditaciones
se vuelve un arroyo ciego
una miserable sombra 
en lugar de nacer al mar
esa calle se ahoga en paredes
y yo en los flujos de mi letra
también necesito aire
para mis ojos como flechas

Crucé las barreras de mi aislamiento
me volví gas en inertes esperas de nadie
subí por cornisas últimas
y grite con toda la piel 
frente a columnas de mármol putrefacto

nada pasaba...

invoqué toda la soledad
llené todos mis domos de humo
rocié de acetona
las alfombras huecas
y espanté, después del amanecer
a aquellas máscaras que solo portaban ojos
como reglas para mi vuelo errante

Se escucha a la multitud
perdida en su afanosa desidia
abominar a un hombre sombrío
linchar con sangre en las voces
una sombra humana que mira al oeste

Aquel fue el más sangriento febrero
Aquella, la más tétrica de las noches
sin luna donde refugiarse
hasta los cangrejos comían vidrio molido
...solo láminas de sangre verde
en playas donde nunca hubo sol.

Mosaico profano de baldosas
vomitiva composición de flores podridas
pasa volando una forma contra el cielo
las madres insomnes, levantan la cabeza
para no ver la punta de la helada
desgarrar las pieles y los huesos
del que impaciente se atreve
a enfrentar el tiempo de la noche

La cama. los sillones, los balcones
todos torcidos por penas sin nombre
los cardumenes de polvo
en errática danza
se curvan sin respuestas
por el aire de su cuarto

y en el mío, una repetición
el recuento doloroso
de la multiplicación de las rosas

Sube la niña auto degollada
a cantar canciones del vino
en las estanterías de su casa
habla en la soledad de su rutina
con los ecos silenciosos
que son solo sus propias pisadas
sonando como ajenas en el baño. 

Su tiempo por mis entrañas
se induce ahora
en estadios de remisión
y yo aprovecho y sueño 
con sanar de su ternura
rezo a los taxis vacíos
y las entidades marinas
para que el viento cicatrice pronto
la masacre de amor
que hubo una vez en mi piel 

miércoles, abril 19, 2017

Aquella época devorada por vegetaciones

Claridad, lejana distante separada
línea de mestizaje desgarrado
porque la ciudad vieja
como caparazones de tortuga
se agazapa en medio de las calles
y la bahía con sus dragones metálicos
funde de aspiración la lentitud del tiempo

Vacío de canciones de amor
en una repetición tediosa
mis entrañas dolientes
mis pensamientos ultrajados
mi corazón que triunfa en medio de la tempestad
mi corazón tormenta que muere en medio de la vida
mi sangre oleaje impuro
entre vientos de alquitrán 
que aturden a las estatuas. 

Mis cansados relojes
decoran el fuego violeta
y sus ojos
más lejos que los míos
renunciados al carnaval
beben su propia ausencia
por calles y bares
que jamás se cruzan con los míos

Ramas desnudas
en vientos temblorosos
han dejado huellas de arsénico
en la ingravidez sin palabras
murmullo decorado con latidos
pulsos vacíos parecen inconducentes
y este afán de vomitar
toda su ternura
porque tras mis párpados
habita indeleble
el fulgor de sus pupilas
un dolor indecible
que se vuelve mariposas de ceniza
en las vísperas de otro mayo frío
sin ella.

Ventanas en colección maratónica
la noche hecha con perros sueltos
alaridos subterráneos que pululan
tras telones de piel
y lágrimas añejadas en pestañas

Soy experto de soledades
soy domador de búhos 
en noches de cristal definitivo
paseo con una herida
desde la garganta hasta la ingle
por donde la corona de mi esternón
reulce como una joya de nadie
vaciada de magias.

Cada tanto hago buches con mi veneno
escupo el cielo decorado de perlas
me cubro los oídos ante los tambores
huyo entre grietas del brillo de una serpentina
me voy sangrante frente a la alegría del vino
y soy insonoro mural de bestias
en decadentes espejos que a nadie acechan.

Miro entonces con asombro
la yema de mis dedos profanados
y encuentro multitudes de lunas menguantes
que albergan blanca malicia de fósforo
el ventanal y su muchedumbre
el arrabal y su melancólica agresividad
me desenvuelven o me atrapan
en brisas peligrosas.

Hay un automóvil
hecho con cosas que nunca sucedieron
avanza entre fantasmas
a toda velocidad
en charcos de espíritu 
y sogas de ahorcados
Se detiene en una esquina de nadie
alguien sube
alguien que a su vez es nadie
sube con el cuerpo desnudo
e intenta perderse tras abanicos de humo.

Calla entonces lo que atrapan mis ojos
el cerro a lo lejos parece desvincularse
y un cielo de plomo y hollín 
escupe azucenas delirantes
para realezas de cadáveres
y sombras ralentizadas 
que finalmente tampoco son nada
ni nadie

Se queda todo como está
mientas el universo
es ferozmente devorado por sí mismo
un rumor eléctrico llena la madrugada
de un vacío por momentos insoportable







sábado, abril 15, 2017

Verdana triste

La cáscara
la mentira
la apariencia
todo enchumbado de histeria
de minúscula irritabilidad 

Llueve en el sábado
y a mí no me sorprende
porque la arborescencia
-negra verdoza ocre-
en la soledad de la madrugada
es predecible a estas alturas

Todo en el silencio
todo liso en la sangre
y habita dentro de mí
una estruendosa carencia
un rugido simiesco
que acallo con funesta serenidad

A su vez ligereza
al tiempo de una pesadez inenarrable
acalambra el alumbrado
de la plaza independencia

y resta seguir
irse....
entonar la más intensa
de las estrofas 
de esta inagotable retirada

y la bajada. 


jueves, abril 13, 2017

Tarde de nadie

Adivino el final
largo tramo 
murmullos
mi integridad
esta soledad apenas vencida
por canciones

Todo es silencio
salvo las letras de su nombre
que todavía me apuñalan
en la tarde

El ocaso, roído por las ratas
la mañana invisible

Ruta que va sin regreso
interrogantes vacías
que a nadie interesan

viernes, abril 07, 2017

Viernes con jugada

Ahora soy yo el que no sabe lo que quiere
la noche ventosa
salir a buscarla
o no morir de nostalgia
por las cosas que deberían de pasar

Ella me pidió que no le escribiese
y eso hago
le escribo a mis propios fantasmas
poemas vacíos 
pero no a ella
uso la segunda del singular
para mi mismo
y para las estrellas vanidosas
que me miran y saben

voy a emborracharme

pero no para anestesiar
sino para celebrar
la angustia y la soledad
que me queda en el tintero
esa capa aceitosa 
esta resaca de rey
que en el viernes aguarda
un minuto casi eterno

me repito y me lavo los pensamientos

me hundo en la convicción ficcionada
de no buscarla ya nunca más
porque creo que ella no me lee
aunque es tan vacía de certeza esta sospecha
que deja en la vereda
serenidad de muerto
y ansiedad de árbol

en la realidad

estúpida invención para cobardes
me veo saliendo adelante
sumido en una calma de condenado
a fuerza de auto hipnosis
me veo solo sin ella
y siento dolor en los huesos
mi pecho se estruja
y mi estómago da vueltas

pero acá quedarán mis palabras

prisioneras sin vigía
en la lentitud de estos meses
que no terminan de pasar

me cuesta creerlo

no me resigno a dar la despedida
concha de mi madre, no me resigno
a hacerme la idea
pero acá estoy
esribiendome
para no salir corriendo
por la vereda de su barrio
a aterrizar en la verdad de su miedo
y darme de trompa
contra la cíclica fascinación
de nuestras pieles aunadas

entiendo hoy más que nunca

el significado de la palabra dicotomía
y mi sangre es luna
caudal de interrogaciones
y deseo como lava ardiente

tendrá que ser suficiente

la sangría de esta noche no planeada
tendrá que ser suficiente
la realidad que transitamos

pero no me termino de convencer

no acabo de creer que no la quiero
aunque me hablo y me escribo
y me declamo y me sereno
en medio de una ingravidez terrorifica
que acaso me saque a flote
en el mar de su ausencia

Y tuve que mandarle un correo

donde de nuevo soy abogado 
y no quiero
la quiero
no la quiero
no la tengo
pero está ahí
estoy acá
no somos
soy
es
fuimos

dicotomía del orto

14:15

planchazo
licuar cerebros
en fuga sin pistas
y callar amapolas 
para atravesar los días

un raspón
un leve corte en el ojo
y seguir camino
a las patadas con nadie 
silencio sepulcral 
y arrullo
para los arboles dormidos

otra vez en la siesta 
repetí: "no la quiero"
pero dudo que sea cierto